PIEDRA BUENA.- El crimen de Jesica Minaglia conmocionó a la localidad en medio de la cuarentena por el coronavirus. Pese al aislamiento preventivo, social y obligatorio, ayer se realizó una marcha en reclamo de justicia por la docente asesinada. Horas antes de la convocatoria hubo acciones intimidantes por parte de miembros de las fuerzas de seguridad para impedirla.

En Piedra Buena la manifestación que hubo en el centro de la localidad estuvo a punto de ser suspendida ante la sugerencia de las fuerzas de seguridad para que no avancen con la protesta en reclamo de justicia.

«Al mediodía se presentaron dos miembros de la fuerza de seguridad en la casa de una de las organizadoras de la convocatoria, le sugirieron que no avance con la marcha y le mostraron capturas de la pantalla de su teléfono celular», relató Silvina Comachi a Winfo Santa Cruz del grupo feminista Insurgentes Piedra Buena.

La marcha estaba prevista para las 17.30hs y la presencia de los agentes de seguridad hizo dudar por momentos a las organizadoras. «Pese a la acción intimidatoria proseguimos con nuestra postura y avanzamos en la marcha, y tomamos todos los recaudos establecidas, usamos los cubrebocas y mantuvimos la distancia social establecida, pero no podíamos dejar de reclamar justicia por nuestra compañera», explicó Comachi.

Publicidad

Publicidad

Para evitar que sea suspendida, desde el grupo feminista Insurgentes elevaron una nota ayer antes de la marcha a las autoridades de las fuerzas para informar que realizarían la manifestación. «Vamos a adoptar todas las medidas adecuadas a fin de respetar el ASPO (Aislamientos Social Preventivo Obligatorio), pedimos adopte usted las medidas a su alcance para que el ejercicio de este derecho fundamental no sufra ningún tipo de restricción».

En otro párrafo expresaron que dejaban asentada la reserva del derecho de accionar legalmente con la interposición de un Hábeas Corpus Colectivo Preventivo.

Finalmente la movilización pudo realizarse, durante una hora, frente a la vereda del Banco Santa Cruz.

Buscan testigos

La familia de Jessica Minaglia, la docente que fue encontrada muerta el miércoles pasado, difundió un teléfono para que se comuniquen posible testigos del crimen y garantizan preservar la identidad.

A través de un afiche que empezó a circular por redes sociales, difundieron el número 02954 15581800 y bajo el lema «Justicia por Jesica Minaglia» y piden que se comunique el que pueda aportar algún dato, «la familia y Jesica necesitan tu ayuda» afirman.