SANTA CRUZ.- Solo en los últimos dos meses Santa Cruz registra seis casos de violencia policial denuniados que incluyen un femicidio a manos de un efectivo policial. El punto en común es que en ningún caso el oficialismo en la Cámara de Diputados quiso repudiar estos actos a pesar de las evidencias que prueban el mal accionar policial y de las consecuencias para las víctimas.

La agresión a Jorge Javier Astorga, el joven a quien el 01 de mayo la policía detuvo en un procedimiento de rutina y lo golpeó hasta producirle fractura de mandíbula, no mereció el repudio del bloque de diputados del kirchnerismo en la legislatura provincial.

El bloque oficialista tampoco quiso votar en la sesión anterior un repudio al violento desalojo del municipio de Pico Truncado, de trabajadores despedidos que pedían su reincorporación. 17 de ellos fueron detenidos la noche del 21 de mayo y liberados a la mañana siguiente.

Durante la sesión de hoy los legisladores radicales Nadia Ricci, y Daniel Roquel, pidieron tratar sobre tablas un repudio al ataque homofóbico por parte de efectivos de la Comisaría Sexta al joven Jorge Javier Astorga, quien sufrió fractura de mandíbula y aún se recupera de los golpes recibidos.

Publicidad

Publicidad

A su vez, el diputado Martín Chávez del FPV también presentó una iniciativa en el mismo sentido, provocando que desde su bloque decidieran el envío a comisiones de ambas iniciativas para unificar criterios. De este modo el repudio deberá esperar al menos 15 días para un nuevo tratamiento.

Seguidamente el diputado Javier Pérez Gallart pidió tratar sobre tablas un repudio a lo que llamó «violencia sistémica» de la policía provincial, y acompañó su propuesta con una enumeración de los últimos actos de abuso de miembros de la fuerza contra ciudadanos.

El legislador enumeró, el caso del femicidio de Jesica Minaglia ocurrido el 15 de abril, quien fue víctima de femicidio en Comandante Luis Piedra Buena, a manos de su ex pareja, el cabo 1° de la Policía provincial Pablo Nuñez.

Agregó que el 26 de Abril un joven de nombre Agustín fue golpeado por la policía en el Barrio San Benito de Río Gallegos quedando con problemas en la vista fruto de los golpes.

Otro de los casos que citó sucedió el 9 de mayo en Puerto San Julián, cuando dos hermanas denunciaron haber sido fuertemente violentadas por parte de efectivos policiales, desde el momento de su detención realizada en su domicilio particular para continuar luego en la Comisaria Primera de la localidad, a donde fueron trasladadas en carácter de detenidas.

La lista continuó con un hecho que tuvo lugar en Caleta Olivia el 25 de mayo, cuando Rodrigo Pérez quien se encontarba con su familia, fue agredido por 10 policías en la vía pública.

En tanto la noche del jueves 21 de mayo, en Pico Truncado, la guardia de Infantería de la Policía de Santa Cruz «desalojó de manera violenta con represión y detenciones ilegales el reclamo que llevaban adelante en las puertas del municipio una quincena de trabajadores despedidos en diciembre pasado», recordó Pérez Gallar.

Y finalmente mencionó el caso que salió a la luz el 05 de junio, con la denuncia pública que hizo el joven Jorge Astorga «que sufrió violencia, discriminación y humillación en la madrugada del 2 de mayo pasado, cuando fue detenido por personal de Infantería de la Policía provincial mientras se dirigía a su casa», precisó el legislador.

La respuesta del bloque del Frente de Todos se reiteró, pidió que la iniciativa de Pérez Gallart, también siga su trámite en comisiones.

El legislador de Encuentro Ciudadano pedía también la presencia en la legislatura del Ministro de Seguridad de la Provincia, Lisandro de la Torre, «con carácter de urgente, a una reunión plenaria de las comisiones a efectos de informar las actuaciones realizadas desde la Cartera a su cargo dada la gravedad institucional de los hechos sucedidos».

Al igual que sucedió con los repudios, la presencia del ministro recién podría concretarse dentro de los próximos 15 días.