RÍO GALLEGOS.- El intendente, Pablo Grasso, presentó un cuadro de «neumonía bilateral», por el cual quedó internado el viernes en el Hospital Regional. Se encuentra estable y responde a la medicación, informó el municipio. El jefe comunal fue diagnosticado con coronavirus hace diez días, y luego de que el viernes presentara síntomas persistentes con COVID-19  concurrió al nosocomio local  donde quedó en observación. La Secretaría de Coordinación Ejecutiva de la Municipalidad de Río Gallegos informó sobre el estado de salud del Intendente Pablo Grasso. Un parte de prensa del municipio de Río Gallegos informó que luego de su admisión el día viernes en la sala Covid del Hospital Regional Río Gallegos y habiendo presentado un cuadro de neumonía bilateral se procedió a la internación para realizar el tratamiento correspondiente. «Su estado es estable, se encuentra de buen ánimo y está respondiendo a la medicación», comunicó el municipio. Sobre las causas del contagio contraido la comuna reportó el 19 de agosto  que fue «por contacto estrecho con un colaborador cercano», por lo cual «Automáticamente el propio jefe comunal pidió a su equipo más estrecho procedan a realizar el aislamiento preventivo, y estar atentos a los síntomas que pudieran tener». Ese día el intendente expresó por facebook: “les quiero decir a los vecinos que mi resultado para el hisopado de COVID es positivo, me encuentro bien y les quiero pedir que sigamos reforzando las medidas, cuidémonos más que nunca, cuidemos nuestras familias y sé que entre todos vamos a salir adelante, gracias a todos por el apoyo y las muestras de cariño.” En Río gallegos  se produjo un brote de coronavirus el 14 de julio y desde entonces la cifra diaria de contagios no para de crecer y al día de hoy alcanza los 1058 casos activos. En el Hospital Regional el porcentaje de ocupación de camas es de 88,88%.