EL CALAFATE.- Cuatro enfermeros del Hospital SAMIC partieron hoy a la mañana a sumarse al equipo del Hospital Regional de Río Gallegos, si bien es una decisión voluntaria para colaborar en medio del fuerte brote que se vive por estas horas en la ciudad capital responden a un pedido emitido desde la capital provincial para sumar equipo de trabajo.

Se trata de cuatro enfermeros que se ofrecieron voluntariamente a viajar y sumarse a sus colegas, según detalló el jefe de Enfermeros del Hospital Samic, Juan Domenech.

Hoy la ciudad amaneció con la preocupante noticia de 108 casos positivos, duplicando los casos positivos diarios de los últimos días. En medio de la emergencia en la que las propias autoridades reconocieron que el sistema médico se encuentra saturado, viajaron los enfermeros que llevan ademas de sus ganas de trabajar, la experiencia de ya haber trabajado con el COVID-19 en el hospital local.

Para Angel Corimayo, enfermero del quirófano del SAMIC, viajar es «oportunidad de poder ir a ayudar a nuestros colegas, la convocatoria fue voluntaria y nos ofrecimos para darle una mano a nuestros compañeros que están saturados allá y ya que se puede y tenemos la posibilidad de ir, vamos»

Por su parte, Maria Laura Gutiérrez, enfermera del área de Terapia Intensiva de Adulto ir es una muestra de solidaridad «por eso vamos» remarca y asegura que espera que sea una buena experiencia para todos. A su turno, Elizabeth Olpo, enfermera también explica que viajar para ayudar a los compañeros que están agotados

Mientras que para Elizabeth Olpo aseguró que a ella la impulsaba apoyar a sus compañeros que están agotados de trabajo y agregó «compartir experiencias porque van a haber colegas de distintos lugares, entonces vamos a aunar conocimientos, creo que va a ser una buena experiencia», concluyó

Por su parte, el enfermero Pedro Corregidor consideró que hoy mas que nada el viaje tiene que ver mas con la de solidaridad «que sobrepasa la palabra empatía, es más solidaridad, por los casos que hay en el país, en Río Gallegos, en Santa Cruz. No podemos vivir aislados en una burbuja, siempre vamos a precisar unos de otros, es importante dar este paso». Y consideró que esta era una oportunidad de sumar una experiencia más al enfermero de compartir tiempo con los enfermeros con muchos de los cuales se formó.