EL CALAFATE.- Según la IATA, Argentina encabeza el ranking de países sin vuelos desde hace ocho meses, con consecuencias letales para el sector turístico. Hace tres semanas el gobierno prorrogó para octubre el reinicio de los vuelos, sin embargo aún no se conoce el plan para ejecutar aquel anuncio. En Santa Cruz, ciudades como El Calafate y El Chaltén, sufren, no solo la paralización de la actividad sino también la incertidumbre ante la falta de señales de reapertura por parte de las autoridades locales y nacionales. El impuesto del 35% a la compra de dólares, el otro golpe.

El 09 de septiembre el Gobierno nacional y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) acordaron un protocolo preliminar para la reactivación de los vuelos regulares en octubre, de cabotaje e internacionales.

«No puedo decir una fecha concreta, porque eso es algo que deberá anunciar, de manera oficial el Presidente a través de un decreto», señaló a Télam el vicepresidente para América de IATA, Peter Cerda.

Hoy se inicia octubre sin noticias sobre el reinicio de la actividad aerocomercial, tampoco se conoce un plan concreto que al menos calme las expectativas y la incertidumbre que vive el sector.

Argentina es ahora el mayor mercado de la región donde la aviación sigue suspendida. La industria ya no puede aceptar más aplazamientos de las fechas de reapertura. Necesita que se aclare cuanto antes cuándo pueden reanudarse los vuelos, especialmente porque ya están en vigor todos los protocolos de bioseguridad”, afirmó Cerda en lo que varios medidos calificaron como un ultimátum al gobierno.

Enfatizó que “es el único país de mundo con vuelos —locales e internacionales — suspendidos desde hace 7 meses. Es el período más largo en todo el mundo», remarcó a comienzos de septiembre el vicepresidente de IATA.

Ante la falta de respuestas de las autoridades, las iniciativas parten desde la sociedad

En Santa Cruz, ciudades como El Calafate y El Chaltén, sufren, no solo la paralización de la actividad sino también la incertidumbre ante la falta de señales de reapertura por parte de las autoridades locales y nacionales.

En El Chaltén, el espacio político Encuentro Vecinal, propuso un plan de trabajo para mitigar los efectos económicos de la parálisis del turismo. Proponen un plan de obras públicas para emplear mano de obra que ocupe al 46 % de personas desempleadas.

Desde Santa Cruz surgió un pedido a las autoridades nacionales de apertura del Parque Nacional Los Glaciares, para impulsar el turismo regional. A dos meses de aquel reclamo no hubo respuestas, ni tampoco demasiada insistencia de parte de las autoridades locales.

El otro golpe que sufrió la actividad

También mencionó que «El Gobierno argentino acaba de implementar un impuesto del 35% para los pasajes internacionales lo que es negativo para cualquier recuperación de la industria. No van a generar los ingresos que necesitan de una industria que está quebrada”, según Peter Cerda.

El directivo destacó que la asociación se comunicó con las autoridades locales para manifestar los riesgos de la decisión de recargar los precios de los pasajes de los vuelos internacionales con un 35% por adelanto de impuestos”.

Y repitió que “la industria no fue consultada sobre esta medida. Nos tomó por sorpresa. Es un momento donde teníamos que generar más incentivos para los viajeros y no que paguen más. Esto provocará que más líneas aéreas salgan del mercado. Si bien entendemos que el gobierno necesita encontrar formas de generar ingresos, tratar de sacarlos de una industria que ha sido llevada al punto de quiebre por la pandemia, no generará los ingresos adicionales que están buscando”, anticipó.

Repaso por los países que ya retornaron a la actividad

Cerda hizo un repaso por los países que retornaron a la actividad. Chile, aunque ha mantenido vuelos nacionales e internacionales, destaca el directivo, necesita urgentemente considerar el levantamiento de las restricciones fronterizas y las regulaciones de cuarentena. “Las líneas aéreas internacionales han reanudado sus operaciones en el país, pero si la demanda sigue deprimida, es probable que se vuelva a suprimir la capacidad”.

En lo que se refiere a Colombia, el país reanudo el servicio aéreo doméstico a 15 destinos, incluido el principal aeropuerto central del país, Bogotá, sin embargo la planificación coordinada con las autoridades debe continuar ahora para garantizar que también los servicios internacionales puedan reactivarse sin demoras indebidas.

Tras la reanudación de los vuelos nacionales en julio, las autoridades del Perú anunciaron la reactivación de las operaciones internacionales a partir de octubre, por lo que la industria estará atenta a los detalles que se vayan revelando. Bolivia también levantó las restricciones fronterizas, por lo que permitirá los vuelos internacionales hacia y desde el Brasil, Europa, Uruguay y Estados Unidos. “Si bien la reanudación de operaciones es una señal positiva, lo que tenemos actualmente en toda la región es un mosaico de normas y reglamentos”, dijo Cerdá.

Por el contrario, remarcó que la Argentina y Venezuela son los únicos países que no abrieron nuevamente sus fronteras a los vuelos internacionales.

“Mientras estamos en constante contacto con el gobierno, no estamos haciendo progresos. Es esencial que los responsables sigan el ejemplo de otros países de la región y permitan que la aviación se reanude tanto en el ámbito nacional como en el interno.  Muchas compañías se están planteando cómo volverán al mercado argentino. Puede ser que vuelvan con menos vuelos o que tengan que postergan la reapertura. La falta de información genera falta de planificación”, señaló.