LA NACION// EL CALAFATE.- Diez días después de salir de la cárcel de Ezeiza, Lázaro Báez, inició el trámite para recuperar su empresa. Lo hizo a través de su apoderado quien solicitó una reunión urgente con la administradora de la Administración Federal de Ingresos, AFIP, Mercedes Marcó del Pont con la intención de adherirse a la nueva moratoria fiscal que impulsó el presidente Alberto Fernández, cancelar las deudas y acogerse a la figura del avenimiento.

Báez y su hijo Martín, quien aún está en prisión, presentaron el escrito a través de su apoderado, Federico Gonzalo Gil, el documento integra el voluminoso proceso concursal y falencial caraturalado «Austral Construcciones S.A. s/Quiebra», que se tramita ante el Juzgado Nacional en lo Comercial Nro. 28, a cargo de la jueza María José Gigy Traynor. El documento fue revelado este domingo en el programa «La Cornisa» emitido por LN+.

De avanzar esta causa, el empresario santacruceño que ahora cumple la prisión domiciliaria tras pasar cuatro años y medio en el penal de Ezeiza investigado y procesado en varias causas de corrupción, sigue los pasos que su par patagónico Cristóbal López quien junto a su socio, Fabián de Sousa, ya comunicaron a la Justicia la decisión de meter a la petrolera Oil Combustibles, en la nueva moratoria.

El letrado también explicó mediante nota que la principal intención de sus mandantes, Lázaro y Martín Báez es «arribar a un acuerdo con la Administración Federal de Ingresos Públicos con la finalidad principal de cancelar la totalidad de las deudas tributarias verificadas y declaradas admisibles a favor del Fisco Nacional, en el marco del proceso concursal».

Publicidad

Publicidad

Si el proceso Lázaro Báez avanza estará más cerca de recuperar su empresa está a un paso de Austral Construcciones, la que fue creada a poco de iniciada la presidencia de Néstor Kirchner y cerró sus puertas el 15 de diciembre de 2015, a poco que la actual vicepresidenta Cristina Kirchner terminara su segundo mandato. Tras cinco caños de la debacle financiera, Austral, la empresa emblema de Báez parecería querer renacer de las cenizas.

Según surge del documento, los Báez, padre e hijo, piden adherirse a la moratoria prevista por la reciente ley 27.562 de acuerdo a los requisitos de la RG 4816/2020 dictada por AFIP para lograr la eventual conformidad con la conclusión de la quiebra. Según datos revelados por «La Cornisa», la deuda de Austral Construcciones con AFIP es de $ 562.488.839,65 pero con esta moratoria puede conseguir que este monto se achique considerablemente como también puede obtener cómodas y largas cuotas para pagar.

Los principales acreedores de Báez son organismos del Estado Nacional: a la AFIP hay que sumarle el Banco Nación con una deuda de $532.228.341, acá no hay moratoria impositiva pero el organismo podría aprobar una quita o espera.

Por ahora la quiebra sigue en marcha y la jueza María José Gigy Traynor rechazó los pedidos de los Báez para paralizar la subasta de los bienes. De aprobarse la moratoria por parte de la AFIP y lograrse el avenimiento, Lázaro podría recuperar su empresa y volver a presentarse en licitaciones de obra pública, pagando su deuda al Estado en cómodas y lejanas cuotas.

Sin embargo a Lopez y De Sousa no le fue tan sencillo, ya que protagonizaron dos intentos fallidos de alcanzar un acuerdo con la AFIP durante la actual gestión de Mercedes Marcó del Pont. Los empresarios ya buscaron acceder a un avenimiento, pero el organismo le dijo que no y estimó en casi $11.800 millones la deuda acumulada entre capital e intereses. Luego intentó que sus empresas fueran tomadas como Pymes, pero tampoco resultó. Y en septiembre pasado volvieron a presentarse.

El nuevo regimen de moratoriase aprobó en el Senado con 41 votos positivos y 28 negativos, estos ultimos corresponientes a Juntos por el Cambio quienes condieraron que se trataba de un régimen que que tendía a realizar un «salvataje a los amigos del poder». En referencia a empresarios que terminaron con generosos contratos durante el gobierno kirchnerista  y luego se vieron envueltos en procesos judiciales.

El pedido de acogerse a la nueva moratoria se conoce dos días después que La Nación revelara que la justicia ordenó que 144 autos y maquinarias viales que estaban bajo la custodia de Vialidad Nacional fueran restituidas a la quiebra de Austral Construcciones, 73 de esos rodados ingresaron el viernes al principal obrador que tiene la empresa constructora en el Km 2605 de la Ruta Nacional 3, en el ingreso a Río Gallegos.

La jueza Gigy Traynor a cargo de la quiebra ordenó que sean devueltos para avanzar en el proceso de remate y venta, cumpliendo así un pedido de larga data de restitución que llevaba adelante la sindicatura que lleva adelante el proceso de quiebra. La quiebra de Austral Construcciones logró identificar, con títulos de propiedad suficientes como para poder proceder al remate de 785 vehículos, entre comerciales y maquinaria, y alrededor de 100 propiedades.

FUENTE: LA NACION – MARIELA ARIAS