*Por Marisa Vaucheret

CALETA OLIVIA.- “Pasaron 10 años desde que falleció Demian, 10 años desde que lo tuve que ir buscar a Río Gallegos. Para mi todos los días son Demian, trato de ocuparme, de hacer mis cosas, pero a la noche y a la mañana que es cuando tomábamos mates, todo se reaviva”, cuenta Claudia Esteban en el interior del museo que construyó en su honor y que empezó a idear el mismo día en que inició la lucha por justicia. Este año estaba previsto que se realizara el juicio oral y público pero la pandemia extendió los plazos.

Demian Ceballos de 24 años era agente de policía, y desempeñaba funciones como bombero en la Unidad Quinta, dependencia a la que por decreto provincial en el año 2012 se impuso el nombre de «Sargento Demian Jorge Ceballos Esteban», con el cargo al que fue ascendido tras su muerte. Falleció el 22 de octubre de 2010 a las 10:30 horas en la pileta de natación de Puerto Santa Cruz donde junto a un grupo de compañeros realizaba un curso de rescate y salvamento a cargo de instructores de la policía provincial, integrantes del Grupo Especial de Rescate y Salvamento, GERS. En el lugar trabajaban dos guardavidas a quienes previamente les dijeron que se retiren.

“Mi vida es solitaria”, cuenta su madre.  “Me acerco a mis hijos pero busco estar sola, es como que me autocastigo porque antes de irse mi  hijo me dijo que era un curso feo,  él  me dice ese día  que tomemos unos mates y me  cuenta que le dieron el permiso para ir al curso, que sus jefes no quieren que vaya pero que irá igual, me largué a llorar, no sé si era el instinto, me  dice pero  si voy a volver … me lo trajeron en un cajón” y hoy a  10 años de su muerte “ni se mosquea el gobierno, ni se va a  mosquear” por saber que pasó.

Es así que a partir de ese momento Claudia Esteban, artista plástica, bibliotecaria de la Escuela Industrial de Caleta Olivia cambió su vida para siempre. Dejó de pintar, ahora solo lo hace para sus nietos, renunció a su trabajo y comenzó a viajar a Río Gallegos. En los primeros cinco años tres veces al mes y todos los 22 se instala en el Gorosito con fotos de su hijo, sola o acompañada pero siempre pidiendo justicia. La última vez que viajó a la capital provincial fue en noviembre del año 2019.

“Cuando ocurrió la muerte de Demian estuve unos días paralizada y después con ayuda de sus compañeros el 22 de diciembre de 2010 empapelé Caleta pidiendo justicia”. Recuerda que tras el primer impacto mientras estaban en el velorio su  hijo mayor le dijo:  «mamá lo ahogaron» y continúa, «lo dijo adelante de los chicos que estaban con él en el agua y todos agacharon la cabeza. Ese mismo día puse de abogado a Ricardo Díaz, él me adelantó van pasar 10 años y no van a hacer justicia y tenía razón, llegamos a los 10 años sin justicia”.

Dos años después solicitó la representación del caso del doctor Eduardo Sosa. Tras su accionar “los instructores quedaron imputados por homicidio culposo. Se trata del subcomisario Sergio Alejandro Barrionuevo, el oficial Sebastián Rene Povoli, los agentes Leonel Maximiliano Valdes, Agusto José Álvarez, y el cabo Maximiliano Ruben Diantoni.

“A tres de ellos los sacaron de la fuerza y dos siguen y los cambian de lugar todo el tiempo” explica Claudia y recuerda que en una oportunidad mientras concurrió a la Unidad Primera de Río Gallegos, 5 años después que había muerto Demian escuchó: esta vieja no tiene nada que hacer que venir a molestar”. Era uno de los instructores, recuerda hoy.

Esta no fue la única medida que tomó Claudia porque llegó a pararse frente a los domicilios de los instructores y en alguna oportunidad la sacó la policía. “No iba a hacer nada malo solo quería que me dijeran que había pasado”. Ella cuenta cuenta que el propio jefe de la Policía, el comisario Alejandro Martín, la molestaba. «Me hacía seguir y después entendió que yo no quería hacer algo malo sino justicia y que lo que me pasó a mí no le pase a otra mamá. Este curso no se hizo más, recién ahora abrieron el GERS y con mi permiso, vinieron a verme antes de abrirlo porque tenían miedo que haga algo”, recuerda hoy.  

El Curso de capacitación estaba a cargo del Grupo Especial de Rescate y Salvamento (GERS) llevándose a cabo durante cuatro semanas, en 3 etapas: 1ª en Río Gallegos, 2ª localidad de Puerto Santa Cruz y 3ª en la localidad de 28 de noviembre, destinado al personal de bomberos.

En un principio “empezamos a tener represalias” cuenta en relación a los compañeros de su hijo ya que desde la jefatura les decían que no participaran de las manifestaciones. “Seguí y seguí, no paré ningún 22 y si no lo puedo hacer porque hay pandemia lo hago por internet, hasta que no haya justicia no tengo otra cosa que hacer. Los primeros cinco años viajaba tres veces por mes a Río Gallegos y la causa siempre estaba frenada, siempre la tenían que buscar, luego ocurre el incendio en Tribunales y también se quema el expediente, pero tenía copia y entonces seguimos”, cuenta.

Claudia Esteban se refiere al incendio ocurrido el 15 de noviembre de 2015 que destruyó las instalaciones de la Cámara Oral en lo Criminal de la Primera Circunscripción Judicial de Santa Cruz en la ciudad de Río Gallegos, en la esquina de Marcelino Alvarez y Malaspina. En el mes de diciembre de 2014 procesaron por homicidio culposo a los cinco instructores y la causa fue elevada a juicio en 2015 por la fiscalía.

Las expectativas estaban puestas en el juicio oral que después de 10 años se realizaría los primeros meses del año, pero la cuarentena lo impidió. Al respecto el abogado de la familia, Eduardo  Sosa explicó que se trata de un caso que conmociona “porque se perdió la vida de un muchacho joven con vocación de servicio y que muere por la imprudencia y/o temeridad de los responsables de un curso de capacitación que, paradójicamente  estaba destinado al rescate y salvamento en el agua”.

“Esta causa ha tenido un trámite en la etapa de instrucción de aproximadamente 4 años desde que sucedió el hecho investigado. Luego se elevó al tribunal de juicio y estando ahí ocurrió un incendio que determinó la necesidad de reconstrucción del expediente en el año 2016.  Esto también produjo una notoria demora hasta que se dió por reconstruido el expediente, el cual una vez encarrilado para fijar audiencia del juicio quedó paralizado con la pandemia, cuarentena y suspensión de los plazos procesales” especificó el letrado.

Para Esteban el juicio es el momento en que finalmente pueda encontrar un poco de paz. “Quiero el juicio para que digan que pasó, que hicieron, que hablen los otros chicos que estaban en el curso, que limpien el nombre de Demian porque él sabía nadar y había hecho un montón de cursos, era rescatista, estaba preparado”, asegura la madre en el mismo sentido y considera que hay más responsables, con más rango, que no quedaron procesados en la causa.

Claudia Esteban en sus viajes a Río Gallegos logró hablar con el gobernador Daniel Peralta. “Estaba en el acto de asunción y fui a gritarle, dijo que no quería hablar con nadie pero cuando supo quién era se acercó  y hablamos, a partir de ese momento se agilizaron algunas cosas, me dejaron sacar fotocopias de la causa y   me preguntó  si me habían pagado porque como era un accidente correspondía que me paguen y le dije que no había sido un accidente, después gente de su equipo siguió haciendo algunos trámites, me pagaron 1800 pesos”, recuerda.

“Demian era una persona muy seria, le gustaba trabajar, divertirse como a cualquier chico, desayunaba temprano y se iba caminando hasta el trabajo, a las 2 volvía, almorzaba y se iba de nuevo, al principio fue la necesidad de trabajar lo que motivó su elección de ser bombero, pero después cuando surgió la posibilidad de trabajar con el adiestramiento de canes se entusiasmó muchísimo”, recuerda su madre.

En su honor construyó en su chacra “Esteban Aike” un panteón al que trasladó a su hijo el 24 de diciembre de 2010 y un museo “Sargento Jorge Demian Ceballos -Esteban” que fue declarado de interés provincial por la legislatura santacruceña. Además de los objetos personales de Demian, fotografías y obsequios de compañeros expone dibujos que realizaron pequeños de jardines de infantes en su memoria.

En el lugar hay muchas imágenes de actos oficiales con la presencia de autoridades del momento en que se declaró de interés provincial el Museo «Jorge Demián Ceballos”, de cuando lo ascendieron a sargento postmorten, de cuando impusieron su nombre al cuartel de bomberos, de reconocimientos, de reuniones, de entregas. Falta una, por la que tanta lucha, la foto del juicio.-

*Periodista