EL CALAFATE.- En contraste con lo que ocurrió el miércoles en Río Gallegos con el arribo del primer vuelo comercial, el arribo a El Calafate del primer avión de Aerolíneas Argentinas luego de siete meses, se desarrolló bajo un estricto operativo de control sanitario y posterior traslado de los pasajeros a sus domicilios. “Ojala éste sea el principio de la reactivación del turismo en nuestra ciudad”, dijo el intendente Javier Belloni.

Un total de 77 pasajeros arribaron hoy a El Calafate y otros 91 viajaron a la ciudad de Buenos Aires, en un operativo coordinado por el municipio con la colaboración de la policía provincial.

Un contraste con el caos que fue el miércoles pasado, la llegada del primer vuelo a Río Gallegos a raíz de que los pasajeros habían sido notificados de que deberían cumplir aislamiento de 14 días en un lugar asignado por el municipio, pero 48 horas antes el Ministerio de Salud de la provincia modificó esa pauta provocando que ante la incertidumbre y la falta de un plan coordinado, los pasajeros optaran por retirarse a sus domicilios, y solo 12 quedaron alojados en el gimnasio del Cepard.

Cómo fue el operativo en El Calafate y el mensaje del intendente Belloni

“Ojala éste sea el principio de la reactivación del turismo en nuestra ciudad”, dijo el intendente Javier Belloni. Cabe recordar que esta ciudad espera la reanudación de la actividad turística luego de la paralización de la temporada a mediados de marzo cuando se desató la pandemia de coronavirus.

Respecto del operativo para recibir al primer vuelo comercial «se trabajó a lo largo de toda la semana bajo la estricta supervisión del intendente quien solicitó, entre otras cosas, que las áreas de gestión correspondientes se comuniquen telefónicamente con cada vecino antes de su arribo a la ciudad para no dejar nada librado al azar», informaron desde el municipio.

Realmente el resultado fue muy bueno, en todo momento se contempló el distanciamiento, la desinfección de las unidades, el protocolo de transporte de pasajeros, la comodidad y cuidado de nuestros vecinos” explicó el secretario de Gobierno, Pascual Casal.

Una vez en el aeropuerto los pasajeros bajaron en grupos separados para evitar aglomeraciones y luego de su ingreso a la terminal aeroportuaria el personal dependiente de la Dirección de Bromatología e Inspecciones procedió a la sanitización de todas las unidades de transporte.

De acuerdo a lo planificado los 77 pasajeros fueron distribuidos en los colectivos dispuestos por la Municipalidad de El Calafate, así como los recorridos para dejar a cada una de las personas en su domicilio.

Las personas deberán cumplir con el aislamiento domiciliario de 14 días que será monitoreado por los inspectores del municipio y las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales. «Para facilitar esta tarea se acompañó a cada uno y se hizo entrega de una notificación fehaciente en donde consta hasta qué fecha deben cumplir el aislamiento», informó Casal.

En cuanto a los 91 pasajeros que abordaron el mismo avión pero con destino a Buenos Aires, la actividad comenzó a las 10 de la mañana en el municipio local, donde se controló a los viajantes antes de subirse a las 7 unidades vehiculares en las que fueron trasladados hacia el aeropuerto.

El operativo que las autoridades locales calificaron de «impecable» se realizó bajo la supervisión de las distintas secretarías de gestión municipal, el área de tránsito y la colaboración de la policía provincial.

Las autoridades municipales de Río Gallegos esperan que no vuelva a ocurrir

En declaraciones al programa El Mediador, Alejandra Vázquez, Secretaria de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Río Gallegos afirmó: “nosotros habíamos presentado un protocolo previamente que no fue aprobado, para que la gente hiciera el aislamiento en su domicilio, pero no fue tenido en cuenta al momento de proceder con los vuelos. Hasta el martes a la mañana nosotros trabajamos con eso, esa fue la propuesta del municipio desde un inicio”, señaló la funcionaria.

Una persona que viajó en ese vuelo, testimonió que luego de cumplir con el requisito previamente solicitado de realizarse un examen de pcr, el que abonó en forma particular, el mismo finalmente no le fue requerido a su arribo a Río Gallegos.

«Esto no tiene que ocurrir nuevamente», afirmó la funcionaria. «Sabemos que alguien que llega a un lugar con transmisión comunitaria, debe adaptarse a las medidas del Ministerio pero estas mismas deben ser claras también”, concluyó.