RÍO GALLEGOS.- Autoridades provinciales y municipales, sin la presencia formal del COE, analizan la reapertura de actividades comerciales bajo los protocolos sanitarios por el Covid. La decisión final estará supeditada a la capacidad de respuesta del sistema de salud. El gobierno nacional anunció que la capital de Santa Cruz continuará en ASPO.

Esta tarde el jefe de Gabinete, Leonardo Álvarez, y el intendente, Pablo Grasso, encabezaron una reunión en la que se analizó la posibilidad de habilitar la atención al público en restaurantes de la capital provincial con mesas sobre la vereda y una capacidad limitada en el interior de los locales.

El encuentro no se realizó en el marco del COE, del que la oposición se retiró ante la falta de aceptación de las propuestas y sugerencias que según los legisladores, no eran tenidas en cuenta por el gobierno.

Durante la reunión, el Jefe Comunal presentó a las autoridades un plan de apertura gradual de determinadas actividades con los protocolos correspondientes, siendo que previamente se realizaron reuniones con los sectores comerciales y sociales involucrados, destacándose en este sentido, el constante diálogo entre Provincia y Municipio.

Publicidad

Publicidad

También se analizó la apertura en primer término de Gimnasios Municipales y Clubes, pero solo para actividades deportivas individuales sin utilización de vestuarios ni contacto entre personas, como la pesca deportiva, el tenis, el golf y otros.

Para los deportes grupales, sólo se habilitaría el entrenamiento y no la práctica. En una segunda etapa, se estudiarán protocolos para los gimnasios privados.

Según se explicó, todo ello queda a evaluación del Ministerio de Salud, que en tiempos de pandemia es la autoridad que tiene la última palabra.

En Río Gallegos los comercios permanecieron cerrados durante los primeros cuatro meses de la pandemia, cuando en la capital provincial no se registraban contagios.

Luego hubo un lapso de dos semanas en el fueron autorizados a abrir, pero un rebrote de coronavirus el 14 de julio, volvió a imponer restricciones a la actividad comercial.

Hoy en la ciudad hay circulación comunitaria del virus, y la ola de contagios puso en tensión el sistema hospitalario con un alta ocupación de camas en terapia intensiva que por momentos supera el 100%, provocando la saturación de tareas del personal de Salud.

Nación confirmó que los aglomerados de la ciudad de Río Gallegos, El Calafate, Puerto Deseado y Caleta Olivia de la provincia de Santa Cruz.

Lo que sí se confirmó en la reunión, fue la vuelta del transporte público de pasajeros, pero únicamente para la Línea E, la que une los barrios alejados con el centro de la ciudad, teniendo en cuenta que es una necesidad y un pedido permanente de los vecinos del San Benito y alrededores. En caso que el sistema funcione con normalidad, se habilitarán a futuro nuevas líneas.

El jefe de Gabinete de Ministros, Leonardo Álvarez, resaltó el continuo diálogo con las autoridades locales y la importancia de este tipo de reuniones.

A su vez, manifestó que «siempre las decisiones, especialmente las de ampliación de actividades, están condicionadas por diferentes ejes: la capacidad de respuesta del sistema de salud, el cual está realizando un enorme esfuerzo en las unidades de terapia intensiva», afirmó el funcionario.

Remarcó que las decisiones locales ponen en el balance, «Las directivas emanadas del Gobierno Nacional y las necesidades laborales y sociales de la comunidad».

Finalmente, recordó que la última palabra la tendrá la Cartera Sanitaria, aunque analizó que si la evaluación de los protocolos es positiva, sería posible avanzar en las aperturas mencionadas.

En Río Gallegos los comercios permanecieron cerrados durante los primeros cuatro meses de la pandemia, cuando en la capital provincial no se registraban contagios. Luego hubo un lapso de dos semanas en el fueron autorizados a abrir, pero un rebrote de coronavirus el 14 de julio, volvió a imponer restricciones a la actividad comercial. Hoy en la ciudad hay circulación comunitaria del virus, y la ola de contagios puso en tensión el sistema hospitalario con un alta ocupación de camas en terapia intensiva que por momentos supera el 100%, provocando la saturación de tareas del personal de Salud.