El Calafate.- Familias de esta ciudad juntan firmas para enviarle una carta a la gobernadora Alicia Kirchner, a las autoridades de Salud, de Educación , de Justicia y al COE local, pidiendo por el inmediato regreso a las aulas y la elaboración concreta de protocolos para que en febrero la presencialidad sea un hecho en las escuelas de Santa Cruz.

En diálogo con Winfo Santa Cruz, Mariana Iozzi, una de las madres impulsoras de este grupo que nuclea a familias de todas las escuelas explicó cómo se formó el grupo, y la escencia de un pedido que nace ante la falta de anuncios o de información concreta por parte del Estado sobre el regreso a las aulas. Piden que se ponga en marcha un plan, donde se respeten los protocolos pero que no se postergue más el contacto presencial de los niños en las aulas.

Entrevista a Mariana Iozzi

«El miércoles (25 de noviembre) queremos que esté llegando a la gobernadora y luego al ministro (de Salud), y presentarlo en mano a las autoridades locales.

Hasta el lunes juntan firmas en el local «Viva la Pepa», la crepería que se encuentra al lado de la iglesia Santa Teresita, frente a la Plaza Perito Moreno de 12 a 22 hs, y en Pantagonia, en avenida del Libertador, frente a la sede de Parques Nacionales.

«Mas del 50% de los chicos de El Calafate no tienen conexión con los docentes, o porque no tienen medios o porque no hay docentes que estén conectados con ellos. Hay docentes trabajando a destajo porque hay docentes y directores muy comprometidos en todos los colegios, pero también hay muchos que se olvidaron de los chicos», considera Mariana.

Respecto de los adolescentes opinó, «vos ves que hay chicos que no tienen nada que ver con la tecnología, y han entrado en depresión. Y también hay chicos con acceso a la tecnología y con una familia que los acompaña, y se han deprimido igual», afirmó.

Aseguró que «todos los chicos entienden, no es difícil imaginarse una vuelta a clases, estos chicos ya han vuelto al deporte, ya han vuelto a las academias de inglés, ven en el supermercado cómo se maneja, a los chicos no hay que explicarles nada. Ellos entienden y respetan y saben como manejarse. Han estado tan encerrados que ahora tienen muchas ganas y necesidad de volver a encontrarse», señaló.

Se refirió también a la postura de muchos padres que no están de acuerdo con la vuelta a clases porque consideran que no están dadas las condiciones para ello, y hay riesgos de contagios. «Nuestro reclamo no es para convencer al que no quiere exponer a sus hijos, no es para aquellos que tienen miedo de la enfermedad, nuestra lucha es por la apertura de las escuelas. El estado tendrá que dar los medios para hacer una presencialidad de 2 o 3 veces por semana y el niño que no puede o no quiere concurrir habrá que ver cómo sustituir la enseñanza», precisó.

No duda en afirmar que «cuando hay ganas y voluntad, las clases tienen que arrancar».