PIEDRA BUENA.- A dos semanas de que saliera a la luz que el intendente, Federico Bodlovic, sus familiares y demás funcionarios fueron vacunados por fuera del plan de inmunización oficial, se conocieron nuevos nombres de personas inmunizadas que no revisten carácter esencial, y fueron anotadas como «personal de Salud».

Se trata de seis personas, tres de ellas empleados municipales que fueron vacunados el 04 de febrero, días antes de que estallara el conflicto en el Hospital Armando Zamudio, cuando personal de Salud que aún no había recibido la vacuna planteó su malestar al director del nosocomio, dr Mario Tripputi, quien reconoció que había autorizado las vacunas para el intendente, Federico Bodlovic, su esposa y jueza de Paz, Bernardita Manucci y el chofer oficial.

Según la información revelada hoy por FM Láser 95.5 en su página de facebook, respaldada con documentación oficial, las personas vacunadas son Jhonatan Manuel Rijo, 34 años, empleado municipal en la Secretaría de Gobierno.

Héctor Adalino Garcés, 50 años, ex candidato a concejal del Frente de Todos por el sublema «Vamos Todos Juntos», y Rosana Vernet, 40 años, empleada de municipal del sector maestranza.

Publicidad

Publicidad

Las tres personas fueron vacunadas en condición de «personal de Salud».

Al igual que otras tres personas, Arminda del Carmen Araya, 39 años; Daniel Alberto Farías 44 años, y Leonardo David Sepúlveda de 29 años.

Parece que ahora todo lo maneja el municipio», refirió una fuente a Winfo Santa Cruz. Desde que se conocieron las irregularidades con las vacunas y los nombres de los funcionarios implicados, se desató una ola de protestas en la ciudad reclamando la renuncia de los responsables, y de las personas con cargos públicos que fieron inoculadas por fuera del protocolo de vacunas.

El caso de Piedra Buena se dio simultáneamente con la vacunación también de modo irregular, del intendente de Gobernador Gregores, Héctor Vidal, y del diputado nacional, Juan Vázquez.

Por ambos casos el gobierno provincial inició una investigación sumaria, y apartó «preventivamente» de sus cargos a los directores de los hospitales de Gregores, Enrique Ferragut, quien había presentado su renuncia, y de Piedra Buena, Mario Tripputi.

Por escándalo aún no renunció ninguno de los demás funcionarios implicados en el affaire que tuvo gran repercusión en medios nacionales, incluso, antes que se conocieran los casos del periodista Horacio Verbitsky, del Procurador del Tesoro, Carlos Zannini y de al menos una decena de funcionarios medios y dirigentes de renombre. Por el hecho fue expulsado de su cargo el ministro de Salud, Ginés González García.