RÍO GALLEGOS.- Susana Reina,  esposa de Vicente Maillo, declaró haber asesinado al comerciante por dinero a raíz de una deuda que los hijos de la mujer mantenían con quien está sindicado como el sicario contratado para cometer el asesinato. Hoy realizarán una inspección en el lugar del hecho para dar con el cuchillo con el que la mujer dijo haber apuñalado a Maillo y escondido detrás de una heladera.

Durante la primera jornada del juicio por el crimen del reconocido comerciante, Vicente Maillo, su esposa declaró haberlo asesinado con fines económicos.

Fuentes judiciales informaron a Télam que Susana Reina, esposa del comerciante asesinada, declaró en la primera audiencia que ella sufría violencia de género y se adjudicó la autoría del crimen con un arma que ubicó en el lugar, lo que será constatado hoy durante una inspección ocular.

Reina dijo ante los jueces, que había asesinado a su esposo para quitarle dinero y pagar una deuda que sus hijos mantenían con Cristian Etchebarne el supuesto sicario contratado para matar a Maillo.

Publicidad

Publicidad

Según la mujer, luego de asestarle varias puñaladas escondió el cuchillo detrás de una heladera de la casa. Hacia allí se dirigirán hoy peritos judiciales para verificar los dichos de la confesa.

El debate a cargo de la Cámara Criminal de la Primera Circunscripción Judicial de Santa Cruz se inició ayer lunes en una sala especialmente acondicionada en la Escuela de Policía con protocolos sanitarios.

Habrá más de setenta testigos durante el juicio.

«El estado psicológico, los maltratos que tenía y un montón de cosas que contó Reina, están probados en el expediente. Había violencia de género», dijo a Télam el abogado defensor Carlos Telleldín.

«Por las cámaras (de seguridad de la vivienda de la víctima) tenemos a este chico (por Etchebarne) que entró por 14 minutos, Reina le pagó y se fue con la misma ropa, sin una mancha de sangre. No hay una huella de él, no subió, le pagó abajo», relató el abogado.

Según Reina, sus hijos José Maximiliano y Luis Gabriel «son ajenos» y «declararon la verdad de lo que pasó».

Para Telleldín, «en el expediente no hay prueba material para imputar de nada» a los hijastros de Maillo, que junto a su madre y el presunto sicario, Cristian Gabriel Etchebarne, son juzgados por el delito de «homicidio agravado por el vínculo, consumado con alevosía a través de una promesa remuneratoria y con el concurso premeditado de dos o más personas».

Por el crimen, también estuvo imputada la suegra de la víctima, María del Carmen Spiritoso, pero no llegó al juicio ya que murió en octubre de 2019.

Por su parte, los dos hijos de Reina declararon que «le debían plata a Cristian», lo que, según el abogado, «está probado en el expediente» con «los gastos que tenía Luis en (el barrio porteño de) Palermo y con muchos testigos que dijeron que el joven «gastaba 1000 o 2000 dólares por semana».

«La persona que participó tiene que estar manchada necesariamente y este chico entra 14 minutos por cámara, se va, toma el avión con la misma ropa y está filmado en todos lados», insistió Telleldín.

Vicente Maillo (60) fue asesinado de tres puñaladas el 16 de noviembre de 2017 en la planta alta de su vivienda ubicada en la esquina de Corrientes y Zapiola de Río Gallegos, donde también funcionaba el bazar Doña Ana de su propiedad.

La sospecha de los investigadores es que la esposa y sus dos hijos contrataron a Etchebarne para que mate a Maillo porque éste no los había incluido en el reparto de la herencia, maniobra que involucró también a la fallecida suegra.

Con información de Télam.