SANTA CRUZ.- La subsecretaria de  Acceso y Equidad en Salud de Santa Cruz,  Laura Beveraggi afirmó hoy que por directivas del Ministerio de Salud de Nación, «la segunda dosis se aplicará a los 90 días después de inoculada la primera dosis”, en referencia a las vacunas para combatir el COVID-19 y detalló como se lleva adelante la vacunación a las personas mayores de 64 años en la provincia.

En el inicio del reporte de esta jornada, la funcionaria de la Cartera Sanitaria Provincial destacó que hoy se conmemora el día mundial de la salud y en ese marco se continúa cuidando a la comunidad. Asimismo señaló que se está cumpliendo con el plan de vacunación para personas mayores de 64 años en toda la provincia. “En la ciudad de Río Gallegos se sigue vacunando en el Complejo Cultural, en el Gimnasio Municipal 17 de Octubre y en el Hospital Militar”, expuso.

Según el monitor de vacunas que suministra diariamente el Ministerio de Salud de la Nación, al 07 de abril a Santa Cruz fueron enviadas 52950 dosis, de las cuales se aplicó un total de 38103. De esa cantidad 6278 personas recibieron las dos dosis, y 31825 una sola aplicación.

Según especialistas, la ventana entre una y otra dosis es de 2 a 3 meses de acuerdo a la vacuna. A partir de esta referencia surge el interrogante de qué ocurrirá con los vacunados VIP que recibieron la primera dosis en febrero sin respetar el orden de prioridades. Las opciones son, o adelantan nuevamente el turno de vacunación para acceder a la segunda dosis, o deberán esperar los 90 días con lo cual la brecha entre una y otra dosis se extenderá entre los 120 y 150 días, muy por encima del límite de efectividad de la medicación.

Publicidad

Publicidad

En cuanto a los turnos, resaltó que se puede acceder a los mismos a través de la página https://www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir y si por alguna condición especial se necesita que la vacunación se concrete en el domicilio se pueden comunicar a través del mismo sitio.

“En el día mundial de la salud queremos reforzar la línea de cuidados de la cual venimos hablando desde que comenzó la pandemia pero también cuidar los vínculos, cuidar nuestras relaciones y cuidar la forma de trato social. La salud mental es tan importante como la salud física y acompañándonos entre nosotros, logramos el bienestar físico social que define a la situación de salud”, consideró la funcionaria. Sobre ese aspecto, remarcó que no se debe olvidar la importancia del ambiente que forma parte del entorno que tenemos que cuidar para asegurar un proceso saludable de vida.

“La calidad de vida además de estar determinada por no estar enfermo, significa que nosotros podemos seguir con nuestras actividades habituales, relaciones y nuestros proyectos de vida. Por eso, preparándonos para la segunda ola, volvemos a recordar, mantener los ambientes ventilados, usar el tapabocas, el distanciamiento social, la limpieza de superficies, lavado frecuente de manos. Además mantener los vínculos con todos los dispositivos y formas que conocimos durante la pandemia”, explicó.

Beveraggi recordó que la vacuna hace que la enfermedad sea menos grave, disminuye la tasa de contagios pero no asegura que la enfermedad se transmita «Es nuestra responsabilidad cuidarnos y cuidar al otro. Si te vacunaste seguí cuidándote para evitar la ola de contagios”, finalizó.