28 DE NOVIEMBRE.- Luego de la controversia generada por la donación de 15 mil vacunas que Chile dispuso donar a la Argentina para destinarlas a los habitantes de la Cuenca, ahora el intendente Fernando Españón envió un pedido a la gobernadora para que gestiona la autorización de las autoridades nacionales: «es una burbuja de esperanza», escribió el jefe comunal.

15 mil vacunas de los laboratorios Pfizer-BioNtech y Sinovac esperan para ser entregadas a la Argentina, luego de que el Congreso de Chile autorizara la donación a requerimiento del senador Carlos Bianchi Chelech, destinadas a la población de la Cuenca Carbonífera.

«Requerimos la aprobación de las 15 mil dosis de vacunas para poder realizar junto al ministerio de Salud, una vacunación masiva y tener aproximadamente el total de la población con la primera dosis y de esta manera aminorar la transmisión del virus», escribió el intendente Fernando Españón en la nota dirigida a la gobernadora Alicia Kirchner.

El pedido del intendente hace hincapié en que las vacunas Pfizer-BioNtech y Sinovac «fueron aprobadas recientemente por la Organización Mundial de la Salud manifestando que las vacunas cumplen con las normativas de seguridad internacional para su uso de emergencia entendiendo que la vacuna Sinovac ya se está administrando en 22 países», afirma la nota.

Publicidad

Publicidad

A partir de una propuesta aprobada en el Senado de Chile el pasado 31 de marzo, el gobierno de Sebastián Piñera comenzó las gestiones con la Argentina para donar una partida de 15.000 vacunas de Pfizer y Sinovac para aplicar a la población adulta de las localidades de Río Turbio y 28 de Noviembre. Sin embargo, a través de una carta remitida a la Cámara alta de su país, el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Andrés Allamand, explicó que las negociaciones estaban trabadas.

La embajada chilena en Buenos Aires se contactó con el presidente de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), Rodolfo Limeres, para conocer las posibilidades de avanzar con la donación, pero la entidad puso reparos porque los laboratorios involucrados no están dentro del cronograma de las vacunas que se aplican en Argentina, «ni tampoco han solicitado el inicio del trámite para tal fin, por lo que no existe permiso para la vacunación con tales fármacos”. Desde el organismo argentino afirmaron al diario LA NACION que no estaban al tanto del ofrecimiento.

En Chile, hasta ahora, cuatro vacunas han recibió su aprobación de emergencia: la desarrollada por Pfizer y BioNTech, la CoronaVac (elaborada por Sinovac), la Ad5-nCoV de CanSino y la vacuna desarrollada por AstraZeneca y Oxford.  

Es uno de los países con más personas vacunadas, con cerca de 11 millones de personas inoculadas con la primera dosis esto es el 70,2% de la población objetivo de 15 millones, y más de 8 millones con las dos dosis un 52,7%.

Esta semana se anunció que el Instituto de Salud Pública (ISP) de Chile ya autorizó la aplicación de la vacuna Pfizer–BioNtech a menores de entre 12 y 16 años con el objeto de lograr la inmunidad de capullo consistente en inmunizar a la familia de cada adolescente.