El Papa Francisco designó al obispo Jorge Ignacio García Cuerva, titular de la diócesis de Río Gallegos, en la Congregación para los Obispos, el organismo del Vaticano que interviene en los procesos de nombramientos episcopales en todo el mundo.

«La designación se interpreta como un reconocimiento a la figura de García Cuerva, formado en San Isidro y durante varios años párroco en Nuestra Señora de La Cava, en la villa homónima de Beccar, y como una decisión de acentuar la mirada de la experiencia pastoral en los nombramientos de obispos.

“Me sorprendió enormemente este nombramiento. El papa Francisco me hizo esta invitación, el viernes pasado, a prestar este servicio en la Iglesia, que espero cumplir con mucha humildad y mucho compromiso “, expresó García Cuerva en un diálogo con la agencia AICA, la agencia de noticias de la iglesia católica.

«El obispo, de 53 años, es una de las voces del Episcopado más identificadas con el pensamiento de “una Iglesia pobre para los pobres”, como proclamó Francisco a los pocos días de su elección pontificia. Con una clara inquietud por las urgencias sociales, es también impulsor permanente del diálogo y la cultura del encuentro en el campo político y social», perfiló hoy un artículo publicado por el diario LA NACION.

Publicidad

Publicidad

En diálogo con LU 12 AM 680 radio Río Gallegos, Cuerva explicó que la Congregación para los Obispos es la responsable de «la constitución de las iglesias particulares; de considerar el nombramiento de los obispos, de convocar las visitas ad límina; de promover los encuentros de los nuevos obispos que se realizan generalmente en septiembre, y un retiro espiritual para los obispos que tienen a los 5 años de su nombramiento, iniciativa que promovió el papa desde el 2015».

Nacido en Río Gallegos en 1968, García Cuerva es abogado y fue ordenado sacerdote por el obispó Jorge Casaretto en la Catedral de San Isidro, en 1997. En noviembre de 2017, el Papa lo designó obispo auxiliar de Lomas de Zamora, donde acompañó al jesuita Jorge Lugones, y en enero de 2019 pasó a ser obispo de Río Gallegos.