EL CALAFATE.– Con el correr de la pandemia los casos de niños con ansiedad, miedos, irritabilidad, insomnio, bulimia o sobrepeso que pasaban por el consultorio de la doctora Sandra Quevedo fueron en aumento. Estos datos, sumado a su experiencia como madre, la llevaron a encuestar a la población de El Calafate para poder hacer una radiografía con datos certeros de como atravesaron la pandemia las familias y en especial los niños y adolescentes.

“No quiero que mis hijos vuelvan a pasar hambre”, “No quiero que nos vuelvan a encerrar”, fueron algunas de las frase que más impactaron a la dra. Quevedo entre las respuestas del centenar de familias encuestadas. Lo recuerda y se apena. Ella  decidió transformar sus impresiones e inquietudes en acción y a varios meses de iniciada la tarea, ya tiene resultados de la encuesta. La misma aún está abierta y las familias de El Calafate interesadas, aún puede seguir respondiéndolas. Haga click aquí para responder la encuesta.

“Quise evaluar si lo que nos estaba sucediendo por la pandemia y el mal manejo sanitario que se hizo de la cuarentena, se condecía con lo que pasaba en el resto del país, del mundo y si mis datos eran fidedignos o si solo era mi visión”, explica la pediatra a Winfo Santa Cruz, en un alto de su trabajo en el consultorio de CIMA, Centro Integral de Medicina Ambulatoria, que lleva adelante junto a su esposo el médico en diagnóstico por imágenes, Rafael Villanueva.

La encuesta indaga sobre cuatro temas: educación, trabajo, nutrición, y el aspecto emocional, y buscó seguir pilares de otros trabajos realizados en el país y en el mundo, y comparó los datos obtenidos obtenidos a nivel local con la encuesta realizada por la UNICEF para nuestro país.

Educación

Según los datos de UNICEF para Argentina, el 81% de los hogares recibió tareas escolares, comparada con el relevamiento local el índice sube a un 98%. «Pero, cuando cuando empezamos desglosar cómo recibieron las tareas, el 55% respondió que fue en forma virtual, un 16,8% las había recibido a través de fotocopias y un 28,4% vía mail«, detalla la pediatra al desgranar datos de la encuesta y afirmó que cuando ahondaba entre los que recibían fotocopias y mail, había un cúmulo de personas que no podían imprimir esas tareas por el alto costo.

Del universo de más de 100 familias encuestadas, solo el 31% tuvo clases virtuales todos los días durante el 2020. Se trata de estudiantes que asisten a la escuela privada. El restante 69% de los alumnos tuvo clases entre tres veces por semana, hasta una vez cada quince días.

Fuente: Encuesta CIMA dra Sandra Quevedo

«Acá se ve una brecha importante, entre la educación pública y la privada lo cual luego se traslada en la brecha social y cultural que se ve muy marcada», explica la pediatra que atiende a niños desde el año 2004 en esta ciudad.

La conectividad a la hora de estudiar fue otro de los temas indagados: “Muchas familias me decían aquí en el consultorio, ´yo tengo tres nenes y un solo celular, no lo puedo conectar a todos´, entonces tenían que elegir cuál de los niños se conectaba. Todos perdían«, explica. Si bien el 96% tenía acceso a internet, el 75,4% tuvo que comprar datos móviles y sobre ellos un 24% respondía que cuando se acaban los datos ya no podían comprar más datos y las clases quedaban incompletas. «Acá seguimos bajando el porcentaje de la actividad virtual», analiza la doctora.

Fuente: Encuesta CIMA dra Sandra Quevedo
Fuente: Encuesta CIMA dra Sandra Quevedo
Fuente: Encuesta CIMA dra Sandra Quevedo

La encuesta también consultó a los padres sobre si ayudaban a sus hijos en las tareas escolares: el 89% contestó que sí, «pero cuando yo los llamaba me respondían ´si no tengo trabajo, no tengo que hacer´, y la mayoría me respondía que tenían una gran angustia y me decían que en muchos casos no entendían, es decir que es posible que esa ayuda no haya sido efectiva», detalla la dra. Quevedo. Para el 63% de las personas el año escolar durante el 2020 fue malo.

Las emociones

Fuente: Encuesta CIMA dra Sandra Quevedo

La encuesta realizada entre la población de El Calafate, también abundó sobre el estado emocional de los niños y jóvenes. El dato de Unicef para Argentina, refleja que el 36% de los adolescentes argentinos manifestó estar angustiado o preocupado, en tanto que en El Calafate el 75,7% de las familias afirmaron que sus hijos sufrieron cambios en la personalidad frente a la cuarentena. De los cuales, el 29% sufrió ansiedad, el 19% cambio del ritmo del sueño, el 19% irritabilidad, el 9% miedos, el 10% cambio de carácter y el 1% insomnio.

Fuente: Encuesta CIMA dra Sandra Quevedo

«Yo le pedía a los papás que nombraran cuál era el cambio principal en la personalidad de sus hijos», explicó la doctora Quevedo. En tanto que en la población femenina, el 16,7% de las adolescentes habían sufrido cambios en la menstruación y trastornos hormonales, hubo un 10% de casos de hipotiroidismo y un 21% de pubertad precoz en nenas de 7 u 8 años y tuvimos que evaluarlos con endocrinólogas e indicarles medicación», explicó la pediatra que sigue estos casos.

Fuente: Encuesta CIMA dra Sandra Quevedo

Alimentación

La  Sociedad Argentina de Pediatría refiere una prevalencia de patologías como Bulimia Nerviosa (BN) y/o Anorexia Nerviosa (AN) en casi 1 de cada 3 mujeres jóvenes (TCA). El Hospital de Bellvitge realizó un estudio piloto las dos primeras semanas de confinamiento. En este estudio, la mayoría de los pacientes con TCA presentaron preocupaciones sobre el aumento de las incertidumbres en sus vidas. El 38% (12 de 32) informó deficiencias en su sintomatología y el 56,2% (18 de 32) informó síntomas de ansiedad adicionales, de los cuales, cuatro pacientes notaron que el estrés les dificulta controlar su comportamiento y alimentación emocional.

En el caso de la encuesta local se evidenció  un cambio en la conducta alimentaria en el caso de los 57,8% en los niños de las familias encuestadas. De los cuales el 23,8% requirió tratamiento médico. Dentro de ese porcentaje el 59,1% fue sobrepeso, el 9,1% anorexia nerviosa y el 4,1% bulimia. De quienes presentaron algun trastorno, el 66,7% tuvo acceso a tratamiento en equipo, el 27,6% no tuvo acceso al tratamiento y el 6,9% no continuó con el tratamiento.

Fuente: Encuesta CIMA dra Sandra Quevedo

También la encuesta indagó acerca de si los chicos pudieron acceder a las cuatro comidas. «El 9% de los encuestados respondió que no pudo acceder a las cuatro comidas. Y de ese 9%, el 71% priorizó el almuerzo, solo un 14% cenó, desayunó un 9,5% y tomó la merienda el 4,8%», explicó la dra Quevedo.

En cuanto al acceso a frutas y verduras, el 78% de los encuestados dijo que lo incluía en sus comidas, el 5% dijo que no, y el 16,2% dijo que a veces. Sobre estos últimos, solo podían acceder 3 veces por semanas.

Sobre las proteínas consumidas durante el 2020, el 86,1% de todos los encuestados dijo que comió carnes, rojas y blancas, el 4% dijo que no, y el 8% dijo que «a veces».

Mientras se toma de los datos duros de la encuesta para responder esta entrevista la doctora dejó una pregunta abierta para que los encuestados digan en forma resumida qué es lo que NO querían que vuelva a pasar si el país volvía a entrar en cuarentena estricta.

AL recordar las respuestas, la médica vuelve a emocionarse al repasar algunas de las respuestas: «no quiero que mis hijos vuelvan a pasar hambre, cuando leí una quedé impactada y cuando leí otra, también, otros nos decían no quiero que nos encierren, quiero ver el sol, no quiero perder mi libertad, quiero sacar los chicos al parque, no quiero que cierren los parques».

La pediatra invita a seguir respondiendo la encuesta a la que se pude acceder desde aquí mientras espera que los resultados ayuden a tomar mejores medidas y a reflexionar a la población sobre uno de los sectores que fueron mas perjudicados en la pandemia: los niños y los adolescentes.

Los lectores de El Calafate que aún quieran responder la encuesta de CIMA podrán ingresar en el siguiente link y responderla en forma on line.

Encuesta sobre Infancia y adolescencias en El Calafate durante la pandemia. Dra Sandra Quevedo.