BUENOS AIRES.- En enero una familia de cuatro integrantes necesitó $78.624,46 para no ser pobre, y $34.333 para no caer en la indigencia. Así lo reveló el informe mensual del INDEC. En Santa Cruz un trabajador estatal -la mayor fuente de empleo- percibe un sueldo promedio muy por debajo del umbral de la pobreza, en tanto el costo de la Canasta Familiar es más elevado que en el centro del país.

Según el último relevamiento del INDEC, un grupo familiar tipo conformado una pareja con dos hijos de entre seis y ocho años necesitó percibir ingresos por $78.624,46 para no ser pobre, y $ 34.333,82 para no caer en situación de indigencia.

El costo de la Canasta Básica Total (CBT), que mide el umbral de ingresos necesarios para que una familia de cuatro integrantes no sea considerada pobre, subió 3,3% en enero de 2022 con respecto al mes anterior y alcanzó los $78.624,46, según el último relevamiento del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En el caso de Santa Cruz hay dos aspectos acercan aún más a las familias al límite de la pobreza o la indigencia.

La mayoría del empleo es en el estado provincial o en los municipios, donde los sueldos promedio no superan los 60 mil pesos. Y por otra parte, los precios de los productos de la canasta familiar o la canasta básica que el Indec mide en el centro del país, en la Patagonia son un tanto más elevados, ya sea por cuestiones de estacionalidad en el caso de comestibles, o por los costos de los transportes de la mercadería.

El Indec señaló que durante el primer semestre de 2021, el 40,6 % de los habitantes estaban por debajo de la línea de la pobreza, contra 40,9 % de igual período del 2020.

En Santa Cruz, el Indec mide en Río Gallegos y según los datos informados en septiembre de 2021, el 34,7% de la población es pobre, lo cual representa a 43.150 habitantes de Río Gallegos en esa condición, en tanto que el 5,4% de la población es indigente, es decir que 6.714 personas viven por debajo de la línea de la Indigencia. Según los datos recabados la población de Río Gallegos asciende hoy a 124.380 personas que se reparten en 42.001 hogares.

Para el Obispo de Río Gallegos, Jorge García Cuerva, «en barriadas de las ciudades de la provincia, en los lugares menos céntricos que muestra que hay gente que la está pasando mal», según declaró luego del informe de la semana pasada de la Conferencia Episcopal Argentina, .

En tanto, el costo de la canasta básica alimentaria (CBA) subió 4,2% respecto a diciembre de 2021, por lo que un grupo familiar tipo conformado una pareja con dos hijos de entre seis y ocho años necesitó percibir ingresos por $34.333,82 en enero, para no caer en situación de indigencia.

La canasta básica alimentaria, que marca el umbral por debajo del cual se cae en la línea de indigencia, registró en enero una suba interanual del 39,3%, mientras que la canasta básica total, que además de medir los precios de los alimentos también incluye al rubro indumentaria y servicios, registró un aumento respecto de enero de 2021 de 44,7%.

La CBA está compuesta por alimentos que le permiten a un varón adulto de entre 30 y 60 años (considerado «adulto equivalente») residente en el Gran buenos Aires y de actividad moderada, cubrir durante un mes necesidades kilocalóricas y proteicas imprescindibles.

En caso de una familia de un único integrante, el valor de esa canasta pasó de $10.667,86 a $11.111,27 entre diciembre y enero.

La última medición del Indec, dada a conocer en octubre sobre datos censados durante el primer semestre del año, registró que el 40,6 % de los habitantes estaban por debajo de la línea de la pobreza, contra 40,9 % de igual período del 2020.

Dentro de esta mediación de la pobreza, el 10,7% eran indigentes frente al 10,5 % del primer semestre de 2020.

Con información de la Agencia Télam.