EL CALAFATE.- El barco María Turquesa se encontraba a 360 metros del frente principal del glaciar Spegazzini cuando una enorme masa de hielo se desprendió ante la mirada sorprendida de los turistas. Unos segundos después la ola y las esquirlas de hielo llegaron hasta las cercanías del barco. Las autoridades de competencia y la empresa explican lo ocurrido la semana pasada frente al glaciar.

Desde la intendencia del Parque Nacional Los Glaciares pidieron un informe a la Prefectura local para conocer detalles del incidente, incluso sugieren que se analice la necesidad de cambiar la disposición para evitar situaciones de riesgos de los navegantes, en tanto que desde la empresa Marpatag, propietaria de la embarcación aseguraron que ni el barco ni los pasajeros corrieron peligro.

El incidente fue grabado la semana pasada por un pasajero a bordo el barco, y en pocas horas se viralizó. Los gritos de emoción y susto se confunden en el breve video y si bien se confirmó que no hubo heridos ni el barco fue afectado por el fenómeno natural, abren la controversia sobre la seguridad de los turistas que de a miles navegan en el Lago Argentino.

La normativa sobre la cercanía la estabece la Prefectura Naval Argentina, ellos tienen la jurisdicción sobre la seguridad naútica y establecen la distancia de aproximación de los barcos para navegar en el Parque Nacional Los Glaciares.

Publicidad

Publicidad

«Todas las empresas estan notificadas de la disposición donde se establece el limite maximo de acercamiento a las paredes de los glaciares Perito Moreno, Spegazzini y Upsala en e 370 metros», aseguró el oficial principal Sebastián Telaina de la Prefectura Nacional Argentino a cargo de la delegación local en diálogo con Winfo Santa Cruz.

«En este caso sobre el video del Spegazzini, si bien por el video no se puede sacar la distancia, hay que tener en cuenta que la masa de hielo no era muy chica y fue un desprendimiento inusual por el tamaño. Aunque estamos ultimamente teniendo cambios climáticos en relacion a la temperatura que ronda acá en Calafate de 20 a 22 º», detalló el prefecto.

Y reiteró que todas las empresas estan notificadas de la disposición de acercamiento y aclaró que hasta el momento de esta entrevista no tuvieron ninguna denuncia de alguna persona lesionada en el incidente o que el barco haya tenido alguna novedad para declarar.

«El radar lo tengo marcado en 360 metros», explicó el empresario Pablo Grippo dueño de la empresa Marpatag que operador del María Turquesa ante la consulta de Winfo Santa Cruz. «Cuando fue el desprendimiento estaba a 360 metros. La pared del glaciar tiene 120 metros. Lo tengo grabado en el radar. El primero que me mandó el video de lo ocurrido fue el capitán», detalla y aclara que generalmente el témpano se hunde en el lugar, pero en este caso cayó de plano. «No fue una situación de riesgo», afirmó Grippo.

El empresario que opera en el Parque Nacional los Glaciares remarcó que ni el barco ni los pasajeros sufrieron daño y aseguró que ninguna esquirla pegó en el barco. Las impactantes imágenes se viralizaron en las últimas horas. Desde la intendencia del Parque Nacional Los Glaciares pidieron a la Prefectura Naval un informe sobre lo ocurrido.

«Hoy envié una nota a la Prefectura, para que revise si su normativa está bien o si hay que hacer algún tipo de adaptación a la normativa», confirmó a Winfo Santa Cruz, Germán Solveira intendente del Parque Nacional Los Glaciares. «Fue una situación que pudo significar riesgo a los pasajeros. No es común, es inusual, y con que pasa una sola vez alcanza para parar las antenas», destacó.