EL CALAFATE.- El doctor Oscar Bellini, miembro del comité asesor del municipio consideró que la llegada de los test rápido para detectar COVID-19 será la principal herramienta para reactivar la actividad turística pero fue cauto sobre poner una fecha de inicio a la temporada y consideró que el regreso a la actividad sería recién en febrero o marzo del año próximo. 

Así lo consideró el conocido médico local que actualmente es asesor del comité interinstitucional del municipio de El Calafate en una de las charlas virtuales organizada por la Cámara de Comercio de la ciudad que tiene como objetivo sumar voces y conocer las inquietudes, propuestas y acciones de los involucrados en el motor productivo del destino turístico.

En uno de los puntos más relevantes de la charla de la que participaron más de 60 asistentes a través de videoconferencia, el médico ginecólogo, resaltó el rol de los científicos argentinos en el marco de la actual pandemia que afecta al mundo y resaltó la importancia del test de diagnóstico rápido y económico desarrollado por los científicos argentinos para detectar el SARS-CoV-2.

Según anunció el gobierno nacional los primeros 10.000 test serán producidos durante los próximos días. Y en el corto plazo se podrían elaborar 100.000 test por semana. Este test de diagnóstico tiene muchas ventajas operativas; desde que se lo realiza a la persona,demora 1 hora y 15 minutos en conocerse los resultados y tiene una certeza es cercana al 98 %. El doctor Bellini consideró que el test rápido permitirá tener un control de cada turista cuando llegue a destino aunque aclaró que habrá que organizar el modo para aplicarlo a quienes ingresen a la localidad.

Publicidad

Publicidad

Bellini no descartó que haya en el futuro nuevos casos, pero considera que serán importados, por eso la importancia de poder realizar los test a quienes ingresen a la ciudad en tanto que consideró que la experiencia adquirida en el manejo de los 34 casos con COVID-19 ahora será una fortaleza.

Sobre el inicio de la pandemia afirmó, «nos agarró con la guardia baja porque no teníamos la experiencia ni conocíamos a profundidad como debía manejarse, esa falta de experiencia, aquí como en otras partes,  hizo que algunos miembros del equipo de salud se hayan enfermado, pero a partir de la gran capacidad instalada y los recursos de salud y de seguridad , se pudo armar todo un grupo de operaciones que pudo darle respuesta a una situación muy compleja».

El médico reconoció que el sistema sanitario local estuvo complicado en algún momento «teníamos mucho personal sanitario infectado y también vecinos que trabajan en la actividad turística también se enfermaron,  pero se pudo conseguir que se bloquearan todos los focos», aseguró.

Y consideró que hoy esa experiencia es una ventaja: «Ya tenemos la experiencia si aparece un nuevo caso. Hoy estamos sin circulación del virus. Nunca tuvimos circulación comunitaria. No digo que no pueda aparecer un nuevo caso, pero va a ser un caso importado que venga de los lugares de mayor circulación del foco Hemos tomado medidas rigurosas pero siempre pueden fallar. Hoy tenemos la experiencia para manejar algún caso».

Durante la charla, en la que se le van haciendo consultas de los asistentes, -en gran parte socios de la Cámara de Comercio-, le repitieron la misma pregunta ya formulada a los anteriores invitados: el concejal Alexis Simunovic, el secretario de Turismo, Oscar Souto y la senadora Ana Ianni, ¿cuando estimaban que iban a dar las condiciones para abrir la temporada turística?.

Sobre este punto, Bellini fue quizás el mas pesimista de todos: afirmó que era una situación que por ahora veía lejana, consideró que no sería antes de febrero o marzo del 2021 que se fuera retomar la actividad turística y se aventuró que normalizada como antes, recién sería para la temporada 2021-2022. Explicó que aún cuando la ciudad fuera un destino seguro, contara con normas y protocolos en todos los rubros y tuviera experiencia para manejar posibles casos, la dificultad será siempre la de llegar hasta El Calafate desde el exterior, que hoy por hoy, solo es posible ingresando con una escala previa en Ezeiza.

Caminatas y protocolos

Sobre la flexibilización de las medidas en la ciudad, Bellini aseguró que fue uno de los promotores en que regresen las caminata en la costanera «todos somos seres sociales y ademas del stress de no poder producir, teniamos la situación de estar encerrados en nuestras casas, pro eso planteamos que la gente salga a caminar sin estar en contacto, usando el protector facial» y destacó «sabemos que con el tapabocas estamos previniendo que yo elimine el virus y esté contagiando a mis vecinos». Y destacó que si bien no hay circulación del virus en la ciudad estas conductas van ayudando a lograr una mejor educación ciudadana.  

Acerca de  las normas y protocolos de seguridad, aseguró que hoy el único riesgo de ingreso de virus es de quienes ingresen a la ciudad por lo cual destacó que se plantearon estrictas medidas de seguridad desde el municipio para todos los proveedores de alimentos e insumos que ingresan a la ciudad y que hoy se están cumpliendo.

En cuanto a la aplicación de protocolos, argumentó que los mismos no serán distintos a los que se realizan y promueven a nivel nacional e internacional, siendo mucho mas relevante la buena práctica de medidas de bioseguridad, las cuales incluye principalmente el uso de tapabocas, el frecuente lavado y desinfección de las manos, la correcta desinfección de superficies y elementos de uso general.

Según su punto de vista, los protocolos a aplicar deberían ser revisados y acordados con los actores de cada uno de los sectores a aplicar, buscando así un balance entre lo escrito y lo aplicable. Recalcó que esta es una instancia de ajuste a las situaciones particulares de cada sociedad, pero las generales ya están siendo escritas.