PERITO MORENO. Al llegar desde el sur a la localidad los conos naranjas cortan el ingreso sobre la Ruta 40. Un control de Gendarmería pide los papeles de circulación autorizados y deriva al ocasional visitante por la ruta destinada al tránsito pesado que circunvala la ciudad sin pasar por el centro. Le indica que solo podrá cargar combustible y continuar el camino.

Prestadores turísticos piden apertura urgente: «estamos todos quebrados, fundidos», aseguran.

Luego que el gobierno provincial autorizara la vuelta del turismo local en El Chalten y El Calafate, los prestadores turísticos de Perito Moreno y Los Antiguos reclaman a las autoridades por la pronta reapertura del sector que ya entró en una situación crítica.

Un turista de paso que viaja por la ruta 40, hoy en Perito Moreno solo puede cargar combustible y debe continuar viaje.

Publicidad

Publicidad

El parate en el sector turístico provocado por la pandemia afectó a cientos de trabajadores que dependen de la actividad en todo el mundo y Santa Cruz no ha sido la excepción.

En relación a las decisiones tomadas por los gobienos municipales de la zona noroeste, de priorizar acciones en el área salud antes que las actividades económicas, Mario Rodrigo, titular de ‘Posada Pesca Aike’ de la localidad de Los Antiguos, considera “que cada prestador turístico también es una persona esencial porque es el padre de una familia o de varias familias si tienen empleados, que es el encargado de llevar el plato de comida a su mesa”, agregó en un parte difundido por la Agencia Ambiental de Noticias

Luego de más de 10 meses sin actividad, el impacto económico en el sector turístico es profundo. “Estamos todos quebrados, fundidos”, dice Rodrigo y lo que necesitamos es trabajar. Estamos todos listos”, afirma.

Por otra parte, consultado sobre cómo se vivieron estos meses sin actividad, Federico Djeordjian, titular de la agencia de viajes ‘Chelenco Tours’ de Los Antiguos, fue contundente al explicar que “tuvimos una temporada baja larguísima que nos permitió prepararnos en sobre manera para esta temporada que en el mejor de los casos va a ser mala. No vamos a poder hacer magia”, expresa.

“El impacto económico fue enorme. Respecto a la temporada pasada ni siquiera llegamos a un 10% sobre la reservas, si hacemos el comparativo año a año”, explica Djeordjian.


“Estamos cubriendo apenas una partecita de los gastos fijos de la agencia. Lo peor que nos podría pasar es que nos tengamos que descapitalizar y liquidar algún activo, algún minibus de la empresa. Por ahora la estamos ‘piloteando’. Esa es un poco la expectativa de esta temporada, no caer en esas decisiones drásticas”

Durante las últimas semanas, funcionarios locales y provinciales mantuvieron reuniones con referentes del sector en la búsqueda de una reapertura urgente de la actividad. “Consideramos que la apertura es inevitable, no estamos dispuestos a aceptar un no como respuesta”, manifesta Djeordjian.

“A veces la grieta surge en todos lados, los que dicen que sí y los que dicen que no, el punto está en trabajar el cómo”, puntualiza Djeordjian.

En relación a los encuentros con funcionarios, el titular de Chelenco Tours manifiesta que se desarrollaron “con buen diálogo, empatía, escucha y sin crítica. Fuimos planteando propuestas y tuvimos buena recepción de las autoridades locales. En este caso, las localidades definen la apertura del turismo, no dependemos de un funcionario más alto sino que tenemos cierta autonomía”.

Como primer resultado de estos encuentros, se conformará una mesa de trabajo para definir reuniones semanales que permitirían establecer fechas para la reapertura total. En principio, el 28 de diciembre ya está establecido para la apertura de la primera etapa que será más restrictiva y solo recibirá turismo de cercanía.

Fuente y crédito de portada: Agencia Ambiental