Desde Río Gallegos, recuerda cuando en las islas recibía cartas de aliento que alguna vez tuvo que recuperar del fuego. Hoy las conserva con la misma emoción de aquellos días.