Martes 19 de julio 15,30 hs, los jubilados perdieron la paciencia y se instalaron en las oficinas de la presidencia de la Caja de Previsión Social y a voz en cuello reclamaron por lo que es suyo. Minutos después, un llamado telefónico calmó los ánimos: La plata está.