EL CALAFATE.- Sin ruido de motores, ni gases contaminantes, ni grasas lubricantes exhibidas como trofeos en los buzos de los pilotos, así se mostraron ayer en nuestra ciudad los protagonistas de una nueva competencia internacional de larga duración, The Green Expedition, que se desarrollará hasta el 28 de este mes y recorrerá 4786 km por la ruta 40, entre Río Gallegos y Salta. Con una particularidad, es exclusiva para vehículos eléctricos. Y un mensaje, conciliar el sector automotriz con la ecología.

En la vereda del anfiteatro municipal se exhibieron los tres autos y una de las motos que completarán las 19 etapas de entre 140 y 350 km cada una, en una carrera que, «más que de velocidad, será de inteligencia para administrar el consumo», según sus organizadores. La prueba es iniciativa de las empresas francesas Atypik Travel Organisation (ATO), organizadora del raid París-Pekín, y Sojasun, dedicada a la alimentación. A la usanza del Dakar, las máquinas vinieron en barco desde Francia. El objetivo principal es demostrar que el transporte vial no contaminante puede afrontar grandes distancias, y así conciliar el sector automotriz y la ecología. «Buscamos rutas salvajes donde podamos probar los límites de los vehículos eléctricos, permitiendo a los fabricantes tener testimonios de calidad», afirma la organización, que además tiene un propósito solidario y otro ecológico. Por un lado, visitará seis escuelas lugareñas y, junto a Fundación Ruta 40, les proveerá material didático y charlas sobre ambiente. Y por otro, obtuvo de los municipios afectados el compromiso de instalar tomas eléctricas públicas, que usarán sus vehículos y que en adelante quedarán disponibles para los habitantes.