EL CALAFATE.- En el marco de la cuarta edición de la convención de Circo que se desarrolla en El Calafate, los artistas van logrando un clima de camaradería y comunión con el público. Mientras los niños felices gritan, aplauden y participan, los mayores saben que el azar puede golpear sus puertas y subirlos al escenario. Así fue el caso de Juan, que junto a su familia observaba y disfrutaba la gala inaugural, cuando las chicas de Compañía Medio Mundo posaron sus ojos sobre él y lo invitaron a participar en el escenario de una prueba «en la que pondría en riesgo su vida». El participante, se sumó con humor y el resultado fue desopilante.