RÍO GALLEGOS.- Un joven fue golpeado por la policía luego de cargar combustible en una estación de servicio, y al no contar con saldo en la tarjeta de crédito el playero llamó a la fuerza pública que lo detuvo con golpes y empujones. Fue trasladado a la Seccional Cuarta donde permaneció 6 horas, y fue revisado por un médico que constató el estado del joven. La policía aún no emitió un informe de lo sucedido. La víctima, Claudio Piccadaci, contó que alrededor de las 18 horas cargó combustible en la estación de servicio de Liniers y Gregores,  «Cuando iba a pagar los 500 pesos de la carga de combustible tenía saldo insuficiente en la tarjeta», por lo que le dijo al playero que le despachó la nafta que le dejaba el documento y la tarjeta y que le permitiera que fuera hasta su casa a buscar dinero. «El playero me dijo que tenía que dejar mi auto y mi celular porque era la política de la empresa», a lo que se negó, dirigiéndose a su auto a llamar por celular a su madre para que le alcanzara dinero. En ese momento el empleado de la estación de servicio llama a la policía, los que concurrieron y procedieron a la detención del joven, «me dijeron que me podían llevar con el patrullero hasta mi casa y les dije que no, que esperen que ya había llamado a una persona», explicó. «Me preguntaron dónde trabajaba», prosiguió Claudio, «yo les dije que no les iba a decir porque no quería complicaciones con mi trabajo», fue la respuesta a los uniformados, y que se había negado a bajarse del auto  «les dije que conocía como eran las reglas», detalló. Posteriormente los policías comenzaron a requerirle la documentación del auto a lo que el joven accedió, y que cuando le pidieron los comprobantes de la patente y el seguro les respondió que «no correspondía porque no era un operativo y que no estaba haciendo nada malo», tras lo cual se acercó otro efectivo «un señor ya mas grande que creo que era del Comando Radioeléctrico, y me tomó del cuello y de la ropa y me sacó del auto a empujones, y luego me tiraron al piso y comenzaron a reducirme y a golpearme», relató Claudio a la periodista Karina Taberne. Manifestó que en ese instante «justo llega mi vieja y me ve que me estaban pegando entonces se pone muy nerviosa y alguien la para y se cae al piso», y que cuando observó a su madre «empecé a forcejear y tal vez a alguien habré golpeado, no se», tras lo cual «me pegaron un rodillazo en la cabeza, me torcieron las manos me colocaron las esposas y me llevaron en un patrullero encapuchado», contó Claudio. En la seccional Cuarta el joven fue revisado por un médico «pero no me hicieron firmar ninguna certificación sobre mi estado de salud», precisó. Los padres de Claudio se dirigieron a la comisaría y allí brindaron más datos de lo sucedido. Video entrevista: Karina Taberne