28 de NOVIEMBRE.-Anoche el grupo de padres que se mantenían en el interior de la EPP 67 de esta localidad se retiró, pese a no haber logrado que desde el Consejo Provincial de Educación, den marcha atrás con la decisión de cerrar dos secciones en Primero y Cuarto Grado. Se retiraron angustiados por la falta de acompañamiento de los padres de la institución. Cuando salieron los esperaban docentes de ADOSAC de las localidades de la cuenca que les agradecían entre abrazos y lágrimas por el esfuerzo y el intento por mantener las aulas abiertas. «El Consejo de Educacion no quiere dar vuelta, creo que si hubieran visto todo el acompañamiento de los papás, lo hubiéramos logrado, necesitábamos a los papás acá, lo único beneficioso es que ahora cada aula va a estar asistido por un asistente pedagógico», afirmó una de las mamás ante los medios que la esperaban a la salida de la escuela, en medio de la nevisca. Antes de salir, la funcionaria representante del Consejo de Educación en la cuenca, les dijo a los padres que no había marcha atrás con la decisión, se comprometió con sumar ayudantes pedagógicas en las áreas donde se sumaron y enviar a funcionarios de Supervisión el próximo lunes a la escuela. «Si todos los papás hubieran estado acá afuera, como lo hacián en el facebook, lo hubiéramos ganado, es triste estar ahí adentro pero nos quebramos, tenemos familia», dijo Ana Castro a la salida «una vez mas demostramos que somos un pueblo dormido, que las autoridades lo pisotean como quieren. Que hay que ir a buscarlos a su casa a los concejales para que sesionen. Hoy nos vamos muy tristes, sentimos que fracasamos nosotros». «Esto se hubiera ganado y revertido, si hubieramos estado todos juntos me hubiera encantado decirte «volvés a tener tu trabajo, pero no, no pudimos», le decía la mujer a una docente, entre lágrimas. Afuera los docentes los aplaudían, bajo la nieve.   Fuente: Diario de la Cuenca