SANTA CRUZ.- A través de una videoconferencia convocados los cuatro diputados del bloque Nueva Santa Cruz para hablar sobre la Gestión de la Pandemia e Ibuprofeno Inhalado en la provincia de Santa Cruz los reconocidos médicos, Horacio Córdoba, Analía Constantini y Juan Acuña Kunz y el bioingeniero Guillermo Stettler dieron su visión sobre lo que hoy se vive en Santa Cruz con la pandemia

Durante una hora y media los profesionales desgranaron conocimientos, destacaron las ventajas y beneficios del Ibuprofeno inhalado en pacientes COVID-19 en la provincia, coincidieron en la necesidad que la población aprenda a convivir con el virus y fueron muy críticos con la gestión pública de la pandemia en Santa Cruz.

En forma clara y didáctica se explayaron sobre cómo el ibuprofeno inhalado sería una excelente oportunidad para tratar a los pacientes positivos que se encuentran en sus domicilios o en una instancia de internación, y aclararon que no es un tratamiento para la terapia intensiva, sino necesario para intentar que los pacientes transiten en mejores condiciones la enfermedad sin llegar a UTI.

«Lo tenemos que aplicar como una profilaxis del paciente que está en su domicilio, el paciente que está en la casa, aislado. Es una herramienta de la que se está privando al paciente COVID», afirmó el doctor Horacio Córdoba, presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, y uno de los promotores de la aplicación del ibuprofeno inhalado.

Publicidad

Publicidad

Para Córdoba «falta una voz de mando que dirija esta batalla contra el coronavirus, tanto por dentro como por fuera del Hospital» y afirmó «nosotros vivimos por y para la salud, elegimos esta profesión» y cuestionó la negativa de las autoridades a autorizar el Ibuprofenato en los pacientes COVID-19; «es no entender esa posibilidad que tiene hoy la persona que está padeciendo el virus, privárselo es desconocer la salud y el sufrimiento del paciente».

A su turno, la doctora Analía Constantini que se desempeña en la UTI pediátrica del Hospital Regional Río Gallegos también fue muy crítica con las autoridades de la cartera de Salud, «esta pandemia nos ha mostrado la miseria política que sigue habiendo en todos lados, no solo en esta provincia» y cuestionó «la soberbia política que hay, y cómo les gusta entrometerse en temas que no saben, como es Salud».

Constantini aseveró que la pandemia dejó a la vista, «el desguace del sistema de salud público que sufre la provincia desde hace más de diez años». Y consideró que negarse a la aplicación del ibuprofeno inhalado «es una tozudez sin sentido, no tiene nombre, el ibuprofeno puede hacer bien y estamos todos bárbaros o puede no hacer nada, pero eso no significa que va agravar su estado de salud» y consideró que la dirigencia aún tiene la oportunidad de mejorar todo lo que no se hizo bien hasta ahora. «Se puede dar un volantazo y evitar 100 muertes más. El ibuprofeno es una opción más».

La doctora Constantini coincidió en que no hay una voz de mando en la Salud, pidió más testeos y que se cumpla con el aislamiento de la población de riesgo. En tanto que cuestionó la campaña del intendente Pablo Grasso con los números de muertos. «Asustar a la gente con carteles no tiene ningún tipo de finalidad ni de positividad en la actuación social», aseguró.

A su turno el bioingeniero Guillermo Stettler, desde El Calafate se refirió a la importancia de tomar a la salud desde una perspectiva holística, «tenemos que tener en cuenta la salud mental y lo que representa para un paciente, aún cuando sea un placebo, que sienta que está siendo tratado con algo, ya eso me parece un punto excelente para que se habilite la aplicación del ibuprofeno inhalado», afirmó.

Stettler se explayó sobre lo que está dejando la cuarentena y la acuciante situación por la que atraviesa la localidad de El Calafate cuya economía, sin turistas, corre serio riesgos. «Viendo esta realidad, yo lo que pretendo es hacerme preguntas y hacer preguntas. ¿Porqué seguimos recluidos después de 7 meses de tremendo encierro si cuando estudiamos la realidad mundial vemos que en países como Suecia, donde no hubo una restricción total, hay menos muertes en promedio?. O bien me lleva a preguntar, ¿porqué Uruguay tiene menos muertes que la provincia de Santa Cruz?», afirmó Stettler.

Por su parte, desde Caleta Olivia, el doctor Acuña Kunz, cuenta cómo desde que se inició la pandemia se involucró a diario con lo que pasa en la ciudad. Y consideró que hay tres posibles salida a la crisis: la vacuna que aún no llega, la inmunidad de rebaño, que consideró que los resultados pueden ser catastróficos, y la tercera opción que evaluó como la más posible: «aprender a convivir con el virus, con las medidas de prevención, airear los lugares, no ir a lugares concurridos, etc. pero no el cierre total», enfatizó el médico. Agregó, «decirle a la gente qué tiene que hacer. Aprender a convivir con el virus, que sabemos que circula por las calles pero tenemos que protegernos, y tener todos los mecanismos para atacarlo».

Detalló que Caleta Olivia hoy cuenta con 38 respiradores y 40 camas en el sector de UTI entre el sector público y el privado. Hasta ayer, en la ciudad había 6 personas en UTI, 2 con respiradores y 8 personas internadas en Sala Covid.

Parte del ministerio de Salud de hoy sábado, 18:00 horas

Primer fallecido en Caleta Olivia sábado el Ministerio de Salud y Ambiente comunicó el fallecimiento del primer paciente COVID en Caleta Olivia. Se trata de un paciente masculino de 51 años diagnosticado COVID positivo quien presentaba comorbilidades preexistentes y se encontraba internado en el Hospital Zonal. La provincia registra al momento un total de 106 fallecimientos de pacientes COVID positivo desde que comenzó la pandemia (96 Río Gallegos, 7 El Calafate, 1 San Julián, 1 Puerto Deseado, 1 Caleta Olivia.