EL CALAFATE.- A las 4 de la tarde los brigadistas de El Chaltèn llegaron a la sede de la Intendencia del Parque Nacional Los Glaciares acompañados por amigos y por brigadistas de El Calafate que se sumaron en el tramo final. Todo fue emociòn y llantos de alegría en la llegada, atràs quedaban cuatro días de caminar 220 km y 3 noches acampando bajo las estrellas y con bajísima temperatura .

La epopeya la iniciaron por conseguir que Parques Nacionales adquiera indumentaria adecuada para el trabajo en la montaña. La que hay es poca y ya está en mal estado. Tras muchos meses de enviar notas con sus reclamos, hace un tiempo atrás se decidieron a realizar esta marcha para visibilizar el reclamo. En la ruta lo que más los sorprendió fue el afecto de la gente, «Lo que mas nos gustó fue el apoyo de la comunidad, esperábamos un bocinazo nomas en la ruta, pero nos dieron comida, abrazo, apoyos se sacaron fotos, parece una pavada pero cuando lo vivís es re fuerte», le contó Andrea Torres, que por su conocimiento en el rubro, fue la que documentó cada paso de la travesía.

Brigadista Andrea Torres – Entrevista con Winfo Santa Cruz

Antes de llegar al portal de ingreso de El Calafate, Winfo Santa Cruz dialogò con ellos, para conocer como vivieron estos días, en lo que no faltó camaradería y sobraron ampollas en los pies. «Estuvimos los cuatro días con muy buen ànimo, muy cansados, pero con muy buen ánimo», cuenta Andrea mientras detalla como organizaron cada dìa y como ellos mismos fueron su propio apoyo en la ruta.

Andrea es Licenciada en Comunicación Social, estudió en La Plata y hace más de una dècada en El Chaltén. Empezó trabajando en el área de prensa de la seccional norte de Parque Nacional Los Glaciares y hace diez años se cambiò a la Brigada de Incendio Comunicaciones y Emergencias. «Hasta ahora todas las personas pusieron su dinero para comprar su indumetnaria y este año dijimos basta que sea el PN quien nos brinde la indumentaria», aseguró

Porqué eligió ser brigadista, el reclamo, lo que siente y como vive la familia de un brigadista que saben que siempre están dispuestos para salir a cumplir la tarea, que en muchos casos, conlleva riesgos.

La entrada a la ciudad con mùsica y ritmo qu ele pusieron para poder completar los ùltimos metros de los 220 kilómetros.

Frente al ingreso a la sede de Parques recibieron el aplauso y el agradecimiento de la gente que se acercó a recibirlos. El portòn de ingreso estaba cerrado con un letrero que anuncia que desde el 29 de abril todas las dependencias realizan trabajo a distancia. No habìa ninguna autoridad del Parque Nacional esperándolos, pero trascendiò que a las 5 de la tarde los recibirìan.