EL CALAFATE.- El Tribunal Superior de Justicia rechazó el recurso de casación interpuesto por la defensa de Facundo y Agustín Zaeta sobre el auto de procesamiento que había sido apelado y confirmado por el juez de Recurso. De este modo queda firme el procesamiento dictado por el juez de Instrucción, Carlos Narvarte. Una vez que la querella y la Fiscal tomen vista del resultado de las pericias sobre los celulares de los implicados, resta el pedido de elevación a juicio.

A poco más de diez meses del crimen del exsecretario presidencial, Fabián Gutiérrez, ocurrido aquí en la noche del 02 de julio y las primeras horas del día siguiente, el Tribunal Superior de Justicia rechazó un recurso de casación interpuesto por la defensa de los hermanos, Agustín y Facundo Zaeta, apelando el procesamiento que dictó el Juez Carlos Narvarte.

El 18 de julio, el juez dictó el procesamiento con prisión preventiva de , Facundo Zaeta, Facundo Gómez y Pedro Monzón, y consideró que no había méritos para procesar o sobreseer a Agustín Zaeta. El hecho fue calificado como «homicidio doblemente calificado por ensañamiento y alevosía y para preparar, facilitar, consumar u ocultar otro delito o para asegurar sus resultados o procurar la impunidad para sí o para otro, o por no haber logrado el fin propuesto al intentar otro delito».

Explicó que la pena por el delito que se investiga supera el máximo de los 8 años hasta la posibilidad de cadena perpetua, y tuvo en cuenta la «peligrosidad de la conducta presuntamente desplegada por los incusos en este hecho concreto».

Publicidad

Publicidad

Consideró que el imputado Facundo Zaeta contó con la colaboración de Gómez y Monzón, «facilitando la comisión del hecho y la menor resistencia de la víctima», y que los nombrados «efectuaron actos tendientes a eliminar vestigios probatorios».

Según los testimonios de los jóvenes a Fabián Gutiérrez lo asesinaron luego de maniatarlo, golpearlo, torturarlo e incluso de haberle aplicado tres puntazos con un cuchillo cuando ya estaba muerto. El juez, Carlos Narvarte, instruye la causa como homicidio doblemente agravado por alevosía por un móvil económico, definición que comparten tanto la querella como la defensa.

Los jueces del máximo Tribunal provincial consideraron que las resoluciones de los jueces, tanto de Instrucción, Carlos Narvarte, como de Recursos, Nelson Sánchez, fueron fueron «razonables, ante el cúmulo de evidencias analizadas, las cuales comprometen provisionalmente la responsabilidad», de los imputados se lee en el fallo que firmaron Paula Ludueña, Mauricio Mariani, Alicia Mercau, Reneé Fernández y Enrique Peretti.

De este modo quedó agotada la vía recursiva y queda firme el procesamiento de los tres imputados. A partir de ahora corren los plazos para la conclusión de la instrucción que se extiende hasta un año después de la indagatoria.

Una vez que la querella y la Fiscal, Natalia Mercado, tomen vista del resultado de las pericias sobre los celulares de los implicados tarea que estuvo a cargo de peritos de Gendarmería Nacional, resta el requerimiento de elevación a juicio.

Mientras tanto los tres imputados continúan detenidos, alojados en dos comisarías de la ciudad desde el 3 de julio.

Video: El juez Carlos Narvarte anuncia el procesamiento de los implicados.

El crimen y las dudas que aún restan despejar

Gutiérrez fue asesinado en su vivienda de El Calafate entre la noche del jueves 2 de julio y la madrugada del viernes 3. Su cuerpo fue trasladado en la caja de su camioneta hasta una cabaña ubicada a 27 cuadras de lugar, donde fue ocultado bajo un montículo de tierra. Según declararon en la justicia, Zaeta, Gómez y Monzón estuvieron esa noche en la casa, sin embargo los jóvenes dan versiones diferentes sobre quien ejecutó el crimen.

Facundo Zaeta y Facundo Gómez se acusaron mutuamente de haber dado muerte a Gutiérrez, según Gómez, Zaeta lo ahorcó con una correa o prescinto, y según este último quién ultimó a Gutiérrez fue Gómez.

Es uno de los puntos que se dilucidará cuando se conozcan los entrecruzamientos de llamadas a partir de las desgrabaciones de las conversaciones que quedaron registradas en los aparatos celulares de los implicados. Los teléfonos fueron peritados por peritos de Gendarmería Nacional en Buenos Aires, la información se guardó en un disco rígido y ahora, hace varios días, la División Criminalística de la policía de Santa Cruz está realizando la transcripción de lo datos que pueden arrojar mas datos sobre las horas posteriores al asesinato.

En tanto que aún resta conocer si se avanzaron en las pericias caligráficas del cuaderno con instrucciones escritas a mano, hallado en el quincho de la vivienda de la familia Zaeta. Según Agustín Zaeta, el cuaderno era de su hermano Facundo, en el que se leía frases como, «No dejar huellas»; «No mostrar partes del cuerpo (brazos, piernas, cara)» y «ropa indistinto», seguido de cifras de dinero, sobre el final del texto, «diez millones». Se busca probar si Gutiérrez fue víctima de un plan criminal premeditado, destinado para robarle dinero, que presumían tendría escondido en la casa de la calle Santiago Perkic a la que se acababa de mudar.

Los abogados de la querella, Gabriel Giordano y Sandro Levín estiman que del crimen participó al menos una persona más además de los cuatro implicados.