EL CALAFATE.- Un cóndor andino intoxicado con plomo y en estad general crítico fue hallado en la costa norte del Lago Argentino. Luego de ser rescatado por personal del Consejo Agrario local quienes lograron estabilizarlo, fue trasladado a la Fundación Temaikén en Buenos Aires.

Un cóndor macho adulto de 12,5 kilogramos, fue hallado el domingo en la margen norte del Lago Argentino a unos 120 kilómetros de El Calafate, por personas de una estancia cercana. El ave presentaba signos de intoxicación con plomo y un cuadro general de debilitamiento y golpes en su cuerpo. Desde la Fundación Huellas Patagónicas avisaron a la delegación local del Consejo Agrario quienes fueron al rescate del animal.

«Estaba junto a unas matas inmóvil, no caminaba ni movía las alas se lo veía débil solo movía la cabeza y el cuello» comentó a Winfo Santa Cruz, María Alicia Helling veterinaria del CAP. Añadió que una vez que lo trasladaron a El Calafate, «ahí lo bueno fue que comió y tomó agua, pero no movía las patas y permanecía echado. Tenía una inflamación en el ala derecha», detalló la especialista.

Imágenes suministradas por Huellas Patagónicas

Respecto a la ingesta de plomo, Helling explicó que esto sucede «cuando comen animales muertos cazados, porque son carroñeros, que contengan perdigones o fragmentos de plomo, al ingerirlos entran en el tracto digestivo y se intoxican», y que en el caso del cóndor hallado «por las placas que nos mandaron tiene algo importante alojado en el cuerpo», afirmó.

Señaló que en estos casos lo primero que se hace es «suministrarle un quelante, el Edta, para comenzar el tratamiento de eliminación del plomo. Después se lo estabilizó se le suministró suero y se lo alimentó», comentó la veterinaria.

Finalmente junto a la Fundación Bioandina «lo pudimos enviar en un vuelo al mediodía el miércoles y a la tarde él ya estaba en Buenos Aires en Temaikén», donde proseguirá el proceso de recuperación.

Helling calificó de «complicado» el estado general del cóndor, aunque «esperamos que se pueda recuperar», dijo, con esperanzas de salvarle la vida a «Yatel, lo bautizamos como el cacique», contó.

Este año es el segundo cóndor accidentado, el anterior fue hace unos dos meses en la zona de EL Chaltén, que lamentablemente cuando lo hallaron ya estaba muerto. «En 2019 se produjeron dos muertes de cóndores, una hembra que cayó al Lago Argentino y murió por hipotermia, y un macho que fue atropellado en la Ruta 11», puntualizó Helling.

Otra de las causas de muerte de cóndores es la intoxicación por fosforados «que son productos que se usan mal porque se los usa para hacer cebos tóxicos para matar pumas, zorros o perros cimarrones, que afectan a la ganadería básicamente», señaló Alicia Helling, uno de los más letales es el Calbofurán, «hubo 16 casos en los últimos años en Perito Moreno y hubo uno en Río Turbio», consignó.

El Cóndor Andino corre riesgos de extinción producto de accidentes generalmente provocados por negligencia o por decisión del hombre «en muchos casos directamente les disparan» añadió Helling, o suelen chocar con cables de redes eléctricas en las poblaciones.

La Fundación Huellas Patagónicas desde hace 15 años lucha por la preservación del cóndor andino. Son además los impulsores del proyecto que convirtió en Ley la declaración de 28 de Noviembre como capital provincial del Cóndor Andino. También son los autores de una iniciativa similar que espera en el Congreso la declaración de 28 de Noviembre como capital nacional del Cóndor Andino por tratarse de uno de los lugares más accecibles para el avistaje.