RÍO GALLEGOS.- Padres de alumnos que concurren al Instituto para el Trastorno del Espectro Autista (ITEA) solicitan al Consejo de Educación, la urgente designación de los maestros de Apoyo a la Inclusión que han sido desafectados. Se trata de docentes integradores designados para niños que requieren de un apoyo especial permanente para la comprensión de contenidos y la adaptación psicofísica y social en la escuela y para la asistencia adecuada ante eventuales situaciones de crisis que pudieran presentar los niños y jóvenes.

«Sabíamos que esto iba a pasar, en la mayoría son chicos de primaria que están en segundo, tercer grado, necesitamos que cuanto mas temprano sea el abordaje es mejor, eso no lo queremos perder y al tener que compartir un docente (entre varios niños) se dificulta», explicó a Winfo Santa Cruz, Laura Quero, mamá de una alumna de ITEA Santa Cruz.

Laura Quero, mamá de una alumna de ITEA

«Es imperioso que nos den una respuesta porque estamos muy preocupados y los chicos no pueden ir solos y la escuela pública, en general, no está adaptada, más allá que desde ITEA siempre se le dan charlas a las escuelas de como tratar, como llevarlos y cuando necesitan cualquier tipo de ayuda siempre están predispuestos», explicó la mamá de una nena que desde hace diez años asiste al Instituto.

El Instituto TEA Santa Cruz depende de la Fundación TEA que fue creada en el año 2007 y está dedicada a la atención integral de las personas con diagnósticos dentro del espectro autista y sus familias para brindarles oportunidades y el pleno ejercicio de sus derechos. Hoy cerca de 50 chicos asisten en contraturno al Instituto en tanto que se encuentran integrados en las escuelas públicas, para lo cual necesitan, en los primeros años, la asistencia de un maestro integrador.

A través de una nota dirigida a la presidenta del Consejo de Educación, Cecilia Velázquez, y a los supervisores y directores de Nivel, los padres de alumnos que concurren al Instituto para el Trastorno del Espectro Autista (ITEA) solicitan «se designe «con carácter urgente a Maestros de Apoyo a la Inclusión de manera individual para cada uno de nuestros hijos, con el fin de que se dé cumplimiento a sus derechos a recibir una educación inclusiva de verdad, con igualdad de oportunidades», detallan.

«Nosotros siempre tuvimos el acompañamiento pero sabíamos desde el año pasado que estaba esta posibilidad que los chicos iban a tener que compartir docente, nunca nada por escrito, pero en reuniones nos hicieron saber que esta modalidad, iba a tener punto que iban a tener que compartir», explica Quero. Durante el año y medio de pandemia, y la no asistencia a clases, la preocupación de la quieta del maestro de apoyo a la inclusión, quedó latente, situación que quedó a la vista con el regreso a la presencialidad.

Loa padres destacan la necesidad de que sus hijos cuenten con la asistencia de los maestros de apoyo «cuya función específica es brindar los medios necesarios para que nuestros hijos puedan acceder a todas las materias y actividades educativas que ofrecen las Instituciones a las que concurren», y de ese modo «lograr una mejor comprensión de los contenidos y que se ajusten a las necesidades individuales de cada uno de nuestros hijos» argumentan los padres.

En la nota a las autoridades los padres destacan la importancia de los Maestros de Apoyo a la Inclusión para «lograr su integración y autonomía dentro del aula», y que la falta de este tipo de asistencia vulnera al derecho a la educación de sus hijos.