EL CHALTÉN.- Ni clases virtuales ni aulas híbridas, ahora las autoridades de Educación dispusieron que los alumnos de la EPP N°59 que no están vacunados asistirán a clases presenciales pero en contraturnos y en jornada reducida, aislados del resto de sus compañeros. Por su parte padres y estudiantes continúan exigiendo el acceso a la educación, un derecho que consideran vulnerado por la decisión del CPE. Hoy del Consejo Federal de Salud aprobó el protoclo para las escuelas y no impone pase sanitario. El Chaltén regista a la fecha un solo caso activo de Covid.

Clases presenciales en el establecimiento pero aislados de sus compañeros y en jornada reducida de una hora y media, es la modalidad alternativa que dispusieron las autoridades para que los alumnos de la EPPN°59 que no estén vacunados no queden rezagados en sus estudios.

Así lo consignan al menos dos actas firmadas esta mañana entre la directora de la Escuela, Thelma Andrade, y padres de alumnos que concurren al establecimiento.

Según la Resolución 147/22 que dispuso que los alumnos no vacunados no podrán asistir a clases en forma presencial, las anternativas para que esos alumnos no pierdan la marcha de sus estudios eran las clases virtuales, aulas híbridas u «otras estratégicas pedagógicas».

De este modo las autoridades ratifican -como lo hicieron en varias oportunidades desde que se desató el conflicto en las reuniones con padres- que no se va a dar marcha atrás con la controvertida medida.

No obstante hoy el Consejo Federal de Salud, luego de una reunión de la que participó la titular del CPE, Cecilia Velázquez, aprobó el protocolo de vuelta a clases que consta de 14 puntos entre los cuales figura que «la escuela deberá recabar la información sobre la vacunación contra COVID-19 de toda la comunidad educativa, así como la del calendario nacional», pero no exige pase sanitario.

La Resolución 0146/22 establece que los docentes no vacunados, tendrán que presentar ante las autoridades educativas y sanitarias, un hisopado semanal para acceder a la presencialidad.

Esta medida también ya comenzó a aplicarse. Un docente de la EPJA Secundaria N° 19 comentó que tanto a él como a otro colega, les exigieron el hisopado semanal para poder ingresar a la escuela a dar clases.

Según el reporte oficial de hoy, en El Chaltén hay un solo caso activo a Covid, una cifra que trae alivio a la población sobre todo porque la localidad se encuentra en plena temporada turística.

Como viene sucediendo a lo largo de esta semana, decenas de manifestantes hacen oir su reclamo a las autoridades.

Asamblea permanete para unificar criterios.

Mientras tantos padres, estudiantes y docentes con actuación en los tres niveles y la Epja, decidieron conformar una asamblea permanente para unificar un plan de acción que hasta ahora se desarrollaba de modo sectorial.

La decisión se resolvió durante la reunión de esta mañana, donde se analizaron las acciones realizadas y se acordaron los pasos a seguir, entre otras: solicitar la presencia de funcionarios del Ministerio de Salud, ya que las resoluciones 146/22 y 147/22 fueron emitidas en forma conjunta entre esa cartera y el Consejo de Educación. Avanzar con un recurso de amparo contra la inconstitucionalidad de las Resoluciones, y convocar a una charla abierta para el viernes a las 17:00 horas.

Un reclamo por derechos vulnerados que no promueve antinomias

Tanto los padres como los docentes, y los jóvenes del Centro de Estudiantes que bajo la consigna «o todos o ninguno» se solidarizaron con sus compañeros a quienes se les impide cursar por no estar vacunados, coinciden en que el reclamo se centra en la defensa de los derechos y no en promover la «antivacuna» ni mucho menos alzar banderas políticas de ningún sector.

Así lo hicieron saber a Winfo Santa Cruz voceros de los padres y alumnos, quienes oyeron de boca de los funcionarios del Consejo de Educación alegar que «los que protestan son diez o doce padres cuando en la escuela hay 120 alumnos», como una forma de desviar el eje del reclamo tildándolo de «político».

Los padres remarcan que el objetivo que persiguen es dejar sin efecto las resoluciones que crean desigualdad en el acceso a la educación entre quienes están vacunados y quienes no.

Consideran que se trata de «normativas arbitrarias que fueron decididas por el Ejecutivo y no consensuadas en el ámbito que corresponde, es decir por acuerdo del CPE firmado por los representantes de los diferentes sectores de la educación de Santa Cruz. Se trata de una normativa extorsiva sin legitimidad social.», cuestionan.

«No hay ninguna posibilidad de voler atrás con la medida«, así se lo hicieron saber a los padres las autoridades del Consejo de Educación en sendas oportunidades. Esta intransigencia preocupa a las personas que llevan adelante el reclamo, porque entienden además que los funcionarios no miden todas las consecuencias que trae aparejada la exclusión de los no vacunados.

Según fuentes confiraon a Winfo Santa Cruz, «nos dijeron que están preocupados por la salud de los chicos, y nosotros planteamos que dejarlos sin clases también afecta su salud en el aspecto psíquico y no solo del estudiante sino también del docente y de las familias de los chicos», comentó un padre.

Por otra parte plantean que mientras en plena temporada turística, en bares, restaurantes y boliches adonde concurren los jóvenes «no se exige pase sanitario, esos mismos chicos no pueden ingresar a sus colegios porque no tienen el esquema de vacunación», se queja una madre.