RÍO GALLEGOS.- Andrés Fernández Cabral es un veterano de Guerra que decidió afincarse en Río Gallegos, «porque todo este paisaje me hace acordar a Malvinas», dice desde su casa construida a orillas de la ría local. Estuvo en Malvinas durante todo el conflicto, de aquellos días duros y terribles atesoró las cartas que le enviaba su familia, y personas que no conocía pero le escribían para brindarle apoyo y afecto. Con los años, Andres decidió que el contenido de aquellas cartas, verdaderas caricias traducidas en tinta y papel, debían transformarse en arte para ser representadas sobre un escenario. En este informe Andrés le cuenta a Mariela Arias sus vivencias, que incluyen el amor por una joven kelper, y las razones por las cuales hasta hoy no volvió a pisar las Islas.

Estuvo en las Islas Malvinas desde el 13 de abril hasta el 19 de junio de 1982. En 1988 se radicó en Río Gallegos, fue fundador del primer Centro de Excombatientes de la Provincia en 1990.

Hoy, al cumplirse 40 años de la guerra de Malvinas, Andrés recibió la Distinción de Ciudadano de Honor que el Concejo Deliberante otorgará a los Veteranos de Guerra.Video entrevista: Mariela Arias.

La de Andrés es una historia que canta a la vida. Con sus certeza y sus imponderables, donde el amor trasciende los conflictos y las distancias.

En el teatro Andrés encontró su lugar para superar el dolor  y encontrar la belleza. “Qué difícil es ser un héroe”, dice Guillermo el personaje en el que recrea a un ex combatiente y sus vicisitudes en la guerra y en la post guerra. Allí mezcla humor y drama con una versatilidad del que puede contar en verdadera primera persona lo que significa haber sido un soldado. “Para mí el 2 de abril es una fiesta”, dice el personaje e inmediato se lamenta que sólo sea esa la fecha en que la Guerra sea recordada.

Fragmentos de la obra Silencio Ficticio, un unipersonal basado en el guión de  Andrés Fernández Cabral y Julio Cardozo e interpretada por Andrés.

Video Nuevo Teatro Colón Río Gallegos.