GOBERNADOR GREGORES.- Con una nutrida movilización que marchó por las calles de la ciudad y recorrió las escuelas sin clases por falta de gas, estudiantes y padres reclamaron a las autoridades que pongan en condiciones los establecimientos, «a esta altura es una cuestión de seguridad» dijo una madre durante la manifestación que superó las 500 personas.

De los seis establecimientos que hay en la localidad, a cuatro se les retiró el medidor de gas al comprobarse que existían pérdidas en la red que ponían en riesgo a alumnos y docentes.

Durante la movilización, Infomedia24 dialogó con Pablo Lombroni, de Adosac y una madre de dos alumnos que concurren a dos de los establecimientos que no tendrán clases hasta el 1 de agosto.