EL CALAFATE.- Natalia Lopresti es guía de turismo, habla cuatro idiomas, es secretaria de la Asociación de Guías de Turismo de Santa Cruz, AGUISAC y es muy reconocida y querida por sus colegas. Ahora esa solidaridad que siembra a diario le volvió en una oleada de ayuda, fue cuando le tocó atravesar la enfermedad que por estas horas espanta al planeta. Hoy da testimonio de como fueron los duros días a la espera de un diagnóstico, transitar la enfermedad y recuperarse en el aislamiento de su propia casa.

Natalia Lopresti en diálogo con Winfo Santa Cruz

Hoy Natalia ya tiene el primer resultado alentador, pero aún necesita un segundo test para poder recibir el alta médica definitiva. En esta entrevista cuenta los detalles de los días previos de la enfermedad y también como se preparó mental y emocionalmente para transitarla. Leyó, tejió, hizo yoga, pasó los días más bravos y también contuvo emocionalmente a su familia. Hizo todo, sin salir de la habitación de su casa.

Y entre las tareas diarias que llevó adelante durante estas semanas fue la de mantener el contacto y la asistencia con el grupo de jubilados franceses para los que fue contratada como guía turística por un par de días, pero cuyo vínculo ya lleva casi un mes y fue mas allá de sus obligaciones laborales, se tornó en ayuda humanitaria. Parte de ese grupo contrajo el virus y terminaron internados en el hospital SAMIC. Hoy se van recuperando.

«Seguí en contacto con ellos siempre, primero por whatsapp, después hicimos video llamadas», y agrega, «es como que soy su conexión con el pueblo, pasan por distintos estados de ánimo, por el lugar donde están, hay que entenderlos, son grandes de edad, están en un país donde no conocen, podrían ser mis padres, y si mis padres estuvieran en ese lugar, viajando por algún lugar del mundo, me gustaría que también haya alguien ayudándolos si lo necesitan», explica Lopresti.

Publicidad

Publicidad

Sobre el futuro, la solidaridad, la ayuda de sus amigos y el agradecimiento para toda la comunidad, diálogo con Winfo Santa Cruz. «Creo que hay mucha más gente solidaria, y empática, que gente que no, por eso creo que vale la pena seguir luchando y siendo como uno es con los demás porque eso vuelve», es una de las frases de Natalia. Asegura que no ve el tiempo y la hora de que todo pase, y poder continuar guiando turistas en la Patagonia, la pasión que mantiene intacta.